¡Celebremos la Pascua en familia! Imprimir
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Reflexiones - Familia.

 

¡Celebremos la Pascua en familia!

Fuente:
Centro de Espiritualidad Santa María. (CESM)
Autor: Equipo de liturgia

Pascua es la gran fiesta de los cristianos.

Todos los sufrimientos vividos durante la Pasión de Jesús, no son nada en comparación de las fiestas Pascuales, en las que celebramos el sentido más profundo de nuestras vidas, el misterio de la vida eterna, que se hace presente en nuestra lo cotidiano.

No hay capacidad que alcance a comprender la maravilla de lo que celebramos. Y entonces, la liturgia, por medio de algunos signos sensibles (comprensibles para nuestros sentidos) nos ayuda a comprender el misterio de la vida que se hace fiesta en cada Pascua.

¿Qué se necesita para poder comprender y celebrar la Pascua?
* Disponerse para hacer fiesta, recrear un espacio importante para celebrar.

* Abrir los ojos y despertar todos los sentidos para mirar, ver, escuchar,  tocar, gustar y oler el misterio de la Vida que se hace presente y real en los signos de la luz que ilumina, del agua que empapa y limpia, del pan que alimenta, del vino que alegra, del aceite que marca y sella.

* Prepararse para "lo más importante", para la fiesta que se celebra durante 8 días seguidos (octava de Pascua), porque con uno solo no alcanza.

¿Cómo celebramos en familia cualquier fiesta importante?
El cumpleaños de los hijos, el aniversarios, un casamiento...  ¿Por qué no invertimos el mismo tiempo, dedicación y recursos para celebrar la gran fiesta de la Pascua? ¿Por qué contentarnos sólo con repartir huevitos decorados?

Es tiempo de preparar una gran fiesta de Pascua en familia para que realmente todos los signos y gestos durante los 8 días de la octava de Pascua, sean signos de fiesta, que ayuden a todos a comprender el misterio profundo que se celebra.

¡A celebrar!, a contagiarnos la alegría de la vida que se hace plena por el misterio de la Pascua. Que no nos gane el apuro o la rutina. Detengamos el tiempo para celebrar el misterio que está más allá de todo tiempo.

Son las fiestas pascuales, son las fiestas de la vida, es el misterio de la eternidad presente en nuestras historias.  Es Jesús resucitado que sale a nuestro encuentro y quiere festejar su vida con nosotros.