Pascua: tiempo de esperanza. Imprimir
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Reflexiones - Pascua.

Pascua: tiempo de esperanza.

Autor:
Benedicto XVI
Fuente:

La resurrección de Jesús es nuestra esperanza. Cristo resucitó para que nosotros, aunque destinados a la muerte, no nos desesperemos pensando que con la muerte acaba la vida; Cristo ha resucitado para darnos la esperanza de una vida eterna.

Una de las preguntas que más angustian al hombre es: ¿qué hay después de la muerte? La resurrección de Jesús nos responde a este enigma.

Desde la mañana de Pascua, una nueva primavera de esperanza llena el mundo. No marca simplemente un momento de la historia, sino el inicio de una condición nueva: Jesús resucitó no porque su recuerdo permanezca vivo en el corazón de sus discípulos, sino porque Él mismo vive en nosotros y podemos gustar la vida eterna.

Por tanto, la resurrección no es una teoría, sino una realidad histórica revelada por el Hombre Jesucristo mediante su "pascua", su "paso", que ha abierto una "nueva vía" entre la tierra y el Cielo. No es un mito ni un sueño, sino un acontecimiento único e irrepetible: Jesús, hijo de María, que fue bajado de la cruz y sepultado, ha salido vencedor de la tumba.

Con la Pascua, Cristo ha extirpado la raíz del mal, pero necesita hombres y mujeres que lo ayuden siempre y en todo lugar a afianzar su victoria con sus mismas armas: las armas de la justicia y de la verdad, de la misericordia, del perdón y del amor.

La resurrección de Jesús ilumina con esperanza al mundo. Con una esperanza capaz de avivar el deseo del bien.