Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Temas actuales.
Dios, un desocupado más. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Reflexiones - Temas actuales.

 

Dios, un desocupado más.

Autor: Mario De Gasperín Gasperín.
Fuente:

Escrito por Mons. Mario De Gasperín Gasperín, obispo (México) el 14/octubre/2016 en Análisis, Espiritualidad | 0 comentarios

Dios se ha quedado sin trabajo dice el cardenal Joseph Ratzinger en el prólogo a la segunda edición de su libro “Introducción al Cristianismo”, del cual se vendieron 50,000 ejemplares en pocos días. ¿Por qué tanto éxito? Porque analiza desde la fe la condición humana en este fin y principio de siglo, marcado por la angustia y por la violencia; la tercera guerra mundial en pedacitos, según su sucesor en la cátedra de Pedro.

Dios, un desocupado más. Explicamos por qué. Porque el primer artículo del Credo, de acuerdo con la sagrada Escritura,  afirma que Dios, al principio, creó los cielos y la tierra, las cosas visibles e invisibles, y que nada de lo que existe fue hecho sin Él. Todo fue creado por Él, y todas las cosas tienen en Él su consistencia. Los siguientes artículos del Credo dependen de esta verdad fundamental. La primera profesión de fe católica consiste en creer en la existencia de Dios y en que todo lo que existe viene de Dios: en Él vivimos, nos movemos y existimos, dice san Pablo. Esta verdad fundamental se despliega en tres pasos:

1°. La Creación. Dios es el Creador de todo lo que existe. Dios y el mundo, el Creador y la creatura son una pareja inseparable. NI se extrañan ni se confunden. Depende una de otra. Una como principio, Dios, y otra como efecto, la creatura. Esta acción singular de Dios se llama crear. Se dice que fue de la nada, no porque la nada sea algo, sino porque Dios crea libremente, sin depender de nadie ni de algo preexistente. Él es el Creador y  lo demás son creaturas. Nada más.

2°. La Conservación. Dios no sólo crea, sino que conserva en la existencia todas las cosas. Como recibieron de Dios la existencia también necesitan la consistencia, la acción constante de Dios para mantenerse en el ser. Nuestra fe nos invita a actuar como dependientes en todo momento y lugar de la acción creadora de Dios. Toda creatura necesita que Dios no nos deje de su mano. La Biblia enseña que este amor creador y misericordioso de Dios es constante, y dura para siempre.

3°. El Gobierno universal de Dios. Dios no solo nos dio la existencia y nos conserva en ella, sino que la dirige y gobierna según su sabia voluntad. Dios nunca deja su obra al garete, sino que la gobierna con mano fuerte y suave a la vez.  Gobernar es hacer que todas las cosas cumplan su destino, sin violentarlas ni contradecirlas. Dios nos gobierna encauzando todas las cosas a su propio fin, según su propia naturaleza. Al hombre, respetándole su libertad. El gobierno de Dios nos conduce hacia la felicidad. También le llamamos Divina Providencia.

El gran pecado del hombre moderno desacralizado es contra Dios Creador. Envalentonado por sus conocimientos y adelantos científicos, su inteligencia se queda a la mitad del camino de la sabiduría. Sólo llega hasta el big-bang. No se preocupa por ilustrar su fe, pues cree que ya no necesita de Dios. Hace y deshace a su gusto la creación, porque piensa que él sí sabe cómo ordenar el mundo, gobernar a los pueblos y dar felicidad. En el campo de la justicia surgen los sabios, poderosos y legisperitos que se encargan de producirla y de inventarla. Esta protesta contra Dios a causa de la injusticia existente produce dictadores y tiranos moralistas que imponen su pensamiento y crean infelicidad. Disponen de vasallos por doquier, como la historia lo demuestra con claridad. Sólo la fe en Dios Creador puede salvar.

 
Los únicos que pueden hacer exorcismos. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Temas actuales.

Los únicos que pueden hacer exorcismos.

Autor: Padre Modesto Lule msp.
Fuente:

Los únicos que pueden hacer exorcismos sin necesidad de consultarlo con alguien son los Obispos de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Ni los pastores, ni los laicos pueden hacerlos. Algunos de los sacerdotes pueden hacerlos, no todos. Para poder hacerlo necesitan el permiso, o la delegación de su Obispo.

En la Biblia en Mateo 10, 1 dice: “Jesús llamó a sus doce discípulos, y les dio autoridad para expulsar a los espíritus impuros y para curar toda clase de enfermedades y dolencias”. En la actualidad los Obispos son los representantes de los Apóstoles. La Iglesia Católica es la única que desciende desde los apóstoles. Los Apóstoles escogieron a los que iban a ser diáconos. En los Hechos 6, 1 – 6, dice que se reunieron los 12 apóstoles y les dijeron a los seguidores que ellos ya no se podían ocupar de todo, así que escogieran a unos de entre ellos para que les ayudaran. Es la Iglesia que Cristo fundó.

Escogieron a 7 y los llevaron ante los apóstoles y les impusieron las manos. Los sacerdotes en la actualidad son ordenados por los Obispos, y éstos les dan la facultad para poder hacer exorcismos a algunos de ellos. Si el Obispo no lo delega, no podrán hacer más que una oración de liberación.

El exorcismo es el acto de echar o sacar demonios, o espíritus malignos fuera de las personas, sitios u objetos que son supuestamente poseídos o plagados por ellos, o que son susceptibles de llegar a ser víctimas o instrumentos de su malicia.

El exorcista, debe ser un Obispo o un sacerdote por el obispo delegado, y este debe ser “una persona de fe profunda, de buena conducta, sensata, de buen juicio, equilibrada, de buen testimonio, porque así lo manda la Iglesia a la hora de elegir a un sacerdote”. Dice el derecho canónico en su número 1172 § 1. Sin licencia peculiar y expresa del Ordinario (Obispo) del lugar, nadie puede realizar legítimamente exorcismos sobre los posesos. § 2. El Ordinario (Obispo) del lugar concederá esta licencia solamente a un presbítero piadoso, docto, prudente y con integridad de vida.

El catecismo de la Iglesia Católica dice en su número 1673: Cuando la Iglesia pide públicamente y con autoridad, en nombre de Jesucristo, que una persona o un objeto sea protegido contra las asechanzas del Maligno y sustraída a su dominio, se habla de exorcismo. En el mismo número del catecismo dice que hay dos tipos de exorcismos, el de forma simple que lugar en la celebración del Bautismo y el otro exorcismo llamado solemne o «el gran exorcismo» que sólo puede ser practicado por un obispo o por sacerdote y con el permiso del obispo. En estos casos es preciso proceder con prudencia, observando estrictamente las reglas establecidas por la Iglesia.

En el libro de los Hechos 19, 13 – 20, se habla de siete hijos de un sacerdote judío que se dedicaban a expulsar demonios en nombre de Jesucristo, pero en cierta ocasión el espíritu maligno los enfrentó y les dijo que no los conocía, que conocía a Jesucristo, a Pablo pero a ellos no les conocía y les dio tremenda golpiza que hasta desnudos los dejó y salieron corriendo. Después dice que mucha gente que vieron el suceso, confesaron que practicaban la brujería y quemaron los libros que usaban. En este caso, los que andaban expulsando demonios no habían sido delegados por el Apóstol y recibieron tremendo susto. En el catecismo dice en su número 395: El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero “nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman” (Rm 8,28).

Las oraciones de liberación las pueden hacer todos los Obispos, sacerdotes y hasta laicos. Una oración de liberación no es igual que un exorcismo. Exponerse a un exorcismo sin las debidas licencias es colocarse en un estado muy frágil donde los demonios pueden hacer presa a alguna de las almas.

Hasta la próxima.

 
La verdad sobre las acusaciones contra Madre Teresa de Calcuta. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Temas actuales.

 

La verdad sobre las acusaciones contra Madre Teresa de Calcuta.


Autor: Diego López Marina
Fuente:  aciprensa.com

Santa Teresa de Calcuta era llamada "mensajera del amor de Cristo", fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 1979 y el 4 de septiembre de 2016 fue canonizada por el Papa Francisco en el Vaticano; a pesar de ello, desde hace algunas décadas algunos críticos como el ateo Christopher Hitchens buscaron mancillar su nombre sin evidencia alguna.

En un artículo recogido por la revista First Things, escrito por el especialista William Doino, colaborador de otra publicación, Inside the Vatican, responde a las duras y falsas críticas contra la querida Santa.

Nacida como Agnes Bojaxhiu en Macedonia en 1910, Santa Teresa vino a la atención pública relativamente tarde en su vida, pero cuando lo hizo, su impacto fue profundo. En 1969, Malcolm Muggeridge organizó un documental de la BBC sobre ella, Something Beautiful for God (Algo hermoso para Dios), y después publicó un libro homónimo que se volvió un clásico.

El documental conmovió profundamente a las personas e inspiró a una nueva generación de activistas cristianos; muchas mujeres decidieron unirse a las Misioneras de la Caridad, fundadas por Madre Teresa para servir a los más pobres entre los pobres.

En la década de 1990, el escritor y periodista Christopher Hitchens lanzó un ataque agresivo contra Madre Teresa en el documental Hell’s Angel (Ángel del Infierno) y el libro The Missionary Position (La posición del misionero).

Lo más saltante del documental Ángel del Infierno es que afirma defender a los pobres ante la supuesta explotación de los mismos por la Madre Teresa, cuando en realidad nunca se entrevistó ni a una sola persona que estaba al cuidado de las misioneras.

Evitando a las personas que estaban en el centro del ministerio de Madre Teresa, Hitchens posó para la cámara y atacó a la religiosa presentando argumentos ad hominem (falacia que busca desacreditar a las persona falsamente) y acusaciones sin fundamento.

Hitchens también llamó a Muggeridge, uno de los periodistas más reconocidos del siglo XX, un "viejo fraude y charlatán”, se burló de sus creencias religiosas e incluso se refirió a la Madre Teresa como una "supuesta virgen".

A Madre Teresa se le acusó de haberse reunido con políticos y empresarios de mala fama con el fin de ayudar a los pobres. Curiosamente Hitchens usa su documental para promover a Jean-Bertrand Aristide, un conocido ex sacerdote portavoz de la Teología Marxista de la Liberación (TLM) cuyo desempeño como presidente de Haití estuvo marcado por la corrupción y el abuso.

Sobre los viajes de Santa Teresa al extranjero, Hitchens dijo que “ella puede o no, consolar a los afligidos, pero con certeza nunca ha sido conocida por denunciar al acomodado", sin embargo el documental la muestra haciendo exactamente eso, denunciando el aborto.

En su discurso de aceptación del Nobel en 1979, la Madre Teresa dijo que “el más grande destructor de la paz hoy es el llanto del inocente niño no nacido”.

“Informe” de tres canadienses

Otro ataque contra Madre Teresa es el de un “informe” de 27 páginas de tres académicos canadienses –Serge Larivee, Genevieve Chenard, y Carole Senechal– que en 2013 publicaron “Mother Teresa: Anything but a Saint” (Madre Teresa: Cualquier cosa menos una santa) en el que citaron una serie de supuestos “problemas” no tomados en cuenta por el Vaticano en el proceso de beatificación.

Algunos de ellos fueron su forma “dudosa” de cuidar a los enfermos en deplorables hogares de acogida, mientras recibía mejores cuidados para sí misma; mal manejo de donaciones; y su “fanatismo que la hacía querer más la pobreza que a los pobres”.

Doino buscó a personas que conocieron de cerca a la Madre Teresa para preguntarles sobre estas acusaciones. Cada uno de ellos dijo que la Madre Teresa fue presentada por los investigadores canadienses de una manera irreconocible, y para demostrarlo, contestaron punto por punto las acusaciones.

El testimonio “más poderoso”, según Doino, fue el de Susan Conroy, quien trabajó con la Madre Teresa en Calcuta por el año 1986 como voluntaria y escribió el libro Mother Teresa’s Lessons of Love and Secrets of Sanctity (Lecciones sobre el amor y secretos de la santidad de Madre Teresa).

“Cuando leí las críticas sobre cómo los pacientes fueron atendidos en el hogar para moribundos, me quedé pensando de nuevo en mis experiencias personales allí… Yo sé con qué ternura y cuidado atendía a cada uno de los pacientes indigentes. La forma en que los bañaba, les lavaba las camas, los alimentaba y les daba medicina”.

El lugar, precisa Conroy, “era limpiado a exhaustiva y regularmente de arriba a abajo, y cada paciente era bañado con la frecuencia necesaria, incluso varias veces al día”.

Por su parte el P. Peter Gumpel, miembro de la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano, dijo que “hay errores cometidos, incluso en las instalaciones médicas más modernas”. “Pero siempre que se necesitaba una corrección, la Madre Teresa y las misioneras se mostraron alertas y abiertas a un cambio constructivo y mejora”.

“Lo que muchos no entienden es la situación desesperada que la Madre Teresa vivía constantemente, y que su carisma especial no era fundar hospitales, sino rescatar a los que no tenían ninguna posibilidad de sobrevivir, y que de otra manera, habrían muerto en la calle”.

El dinero

Sobre las acusaciones contra la Madre Teresa de administrar mal o fraudulentamente las donaciones, el P. Gumpel explicó que la santa reunió y gastó "enormes cantidades de dinero" en los pobres, pero también donó fondos a la Santa Sede, la que a su vez los distribuye a los hospitales católicos y otras obras de caridad.

El P. Leo Maasburg, un sacerdote austriaco que era amigo personal de la Madre Teresa, su consejero espiritual y autor un libro sobre ella, explicó asimismo que pesar de los viajes de la religiosa -realizados exclusivamente para difundir sus actividades de caridad-, ella vivió una vida muy modesta en Calcuta.

Hizo hincapié en que ella nunca pidió favores especiales o atención médica, un hecho ya confirmado por otras personas cercanas a ella, incluidos los médicos que la trataron durante su última enfermedad.

Por otro lado el P. Maasburg, aseguró de que la idea de que Madre Teresa amaba la pobreza en lugar de los pobres era "una torsión diabólica" de sus creencias reales, que eran el “ayudar a los pobres y su sufrimiento al máximo".

El “fanatismo” de la Madre Teresa al que se refieren sus detractores es finalmente la forma en que vivió los valores del cristianismo de un modo heroico.

Finalmente, Doino buscó a los investigadores del informe y logró entrevistar a la doctora Genevieve Chenard: “ella me confirmó que su equipo académico no habló con un solo paciente, analista médico, asociado, o un trabajador de la Madre Teresa antes de escribir su informe” contra la Santa.

“Tampoco examinaron cómo se gastaron sus recursos; ni hablaron con nadie en el Vaticano que estuvo involucrado con su causa de canonización, ni consultaron a la junta médica que certificó el milagro atribuido para su beatificación”.

Los investigadores, explicó Doino, “ ni siquiera viajaron a Calcuta, mientras que, inclusive Hitchens que estaba equivocado, al menos sí lo hizo”.

William Doino calificó el trabajo de los tres investigadores como una "revisión de la literatura", un “reenvasado de lo que otros ya habían escrito”. Entre ellos Hitchens, Hemley González o el médico Aroup Chatterjee.

“En otras palabras, fue una acusación basada en ninguna investigación original, y el autor citado con mayor frecuencia era Christopher Hitchens. Sin embargo, estos ‘descubrimientos’ se volvieron titulares internacionales, y fueron creídos por muchas personas sin objeciones”, concluyó el experto.

 
¿Justicia vs Misericordia? PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Temas actuales.

 

¿Justicia vs Misericordia?

Autor: P Juan Rivas Lc.
Fuente:

Jesús nos cuenta la historia de la viuda pobre y desvalida que pide justicia ante su adversario.  (lc 18,1) Y la respuesta no es “Dios es incapaz de hacerte justicia porque él sólo puede ser misericordioso” si no lo contrario, como sorprendido de que alguien pudiera dudar de su justicia: ¿Y no hará Dios justicia a sus escogidos, que claman a El día y noche? ¿Se tardará mucho en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. No obstante, cuando el Hijo del Hombre venga, ¿hallará fe en la tierra?

Cuando los sacerdotes se niegan ha hablar de la justicia divina, se ponen consciente o inconscientemente del lado del juez inicuo y abandonan a la viuda a su suerte. Y dejan pasar el tiempo favorable para la conversión. Esto afirma Jesucristo se debe a que han perdido la fe. Confunden justicia con venganza.

No entienden que su justicia es DIVINA, es decir es de otro nivel que el mero acto de castigar al agresor como puede hacer un juez humano. La justicia divina nunca va separada de su misericordia, ni de su bondad. La justicia divina consiste en restablecer el orden  donde el hombre ha establecido el desorden: el abuso del fuerte sobre el débil, del rico sobre el pobre, del poderoso sobre el humilde. Cuando un sacerdote no habla de la justicia divina puede ser porque no la entiende o porque está de lado del injusto, del rico y del poderoso. El dinero y el poder también hace callar a los sacerdotes.

Precisamente para explicar la justicia inminente del cielo, Benedicto XVI  escribió la tercera parte de la Spes Salvi. Donde Benedicto explica que el ateísmo moderno es moralista. El ateo considera que no hay justicia en el mundo y por eso no puede haber Dios y si existiese no quiere saber nada de ese Ser injusto.

Por eso los sacerdotes que ignoran la justicia divina es a los que más les fastidia el sacramento de la misericordia. La misericordia es sólo una excusa, una idea cómoda, para no hacer un fuerte y decidido llamado a la conversión a las almas adormiladas antes que se cierre la puerta.

 
El tema María entre un católico y una evangélica. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Temas actuales.

 

El tema María entre un católico y una evangélica.

Autor: Omar A. Jiménez Castro.
Fuente: www.mensajespanyvida.org

De un día para otro unas amistades; su esposa y él, me invitaron a ir a traer a su padre debido a que vive solo y necesitaban traerlo porque presentaba síntomas de una fractura en su pie. Su padre vivía en la playa así que íbamos aprovechar para ir a ver el mar. En los que íbamos en el carro iba una señora hermana del amigo y su nuera. No sabía que eran de creencia evangélica, cosa que respeto mucho.

En la ida de vuelta para las nuestras casas se sale aquella conversación de Dios. Y sin duda para mí lo más bello de hablar de Dios es de su madre. Para que tome el tema, su nuera de un brinco de esos de sustos o como si la hubieran insultado me tiro la piedra de una vez. La virgen María tuvo más hijos y es bíblico que tuvo relaciones con José. Si aparece que en la biblia los hermanos de Jesús. Y yo bueno tuve que responder que luego de esa parte dice de quienes eran esos hermanos de Jesús.

Luego en ese momento tuve la dicha de poder hablar más calmadamente con la señora del tema. Me dio lástima que entre los que nos llamamos cristianos nos tiramos la piedra que se llama María. Es nuestro escudo y una gran diferencia de las dos partes. Me imagino que esta típica conversación la hayas escuchado muchas veces en tu vida, y hayan dicho los motivos bíblicos o razones de que por que no debo creer. Lo que quiero hablar es que mal nos vemos como cristianos es de escudarnos en nombre de ella si tuvo o no hijos. Siento en mi corazón que hay algo más  profundo de pastores y de personas que con mucho odio nos tiran esa piedra en la cabeza de católicos. Me explico para ellos es una piedra pero para nosotros es un persona digna de admirar además es nuestra madre. Se les olvida a estas personas que el mismo Lutero si, el de la reforma protestante tenía elogios hacia ella.

Vamos al punto. Luego de conversar con ella tuvimos un punto de que los aceptamos acerca de María.  Desearíamos ser como ella ante Dios. Si, como suena, una evangélica y yo tuvimos un punto en razón, desearíamos ser como ella. Y es que cualquier cristiano en razonamiento puede entender que ella además de ser la madre de nuestro Señor, fue la primera cristiana. Aquella que recibió los elogios cuando Jesús mismo decía que su madre y sus hermanos hacían la voluntad de su padre.  Sin decir aquellas palabras hermosas del ángel: “Llena eres de gracia”. Hablamos de que ojala tuviéramos la fe tan grande para no preguntar porque algo que nos acostumbramos a hacer ante las cosas de la vida. Todo lo conservaba en su corazón sin cuestionar lo que el ángel le había anunciado. No entendía nada, pero tampoco cuestionaba el accionar de Dios en su vida. Podríamos alargar todas sus grandes virtudes que siempre estaban enfocadas en hacer la voluntad del PADRE.

Me ponía a pensar mientras hablaba con ella de que como seriamos todos los cristianos si siguiéramos su ejemplo de vida. Imagínate que en la biblia habla poco de ella pero lo poco que se dice en los evangelios fueron actos heroicos de fe. Su vida fue un acto de amor hacia Dios. Como me duele el saber que es una piedra para unos y escudo para otros.

Ciertamente Jesús es el único mediador entre los hombres y Dios, no tengo duda. Pero no me pueden negar que su vida es un ejemplo de vida cristiana, y ofrenda agradable a Dios.

Al final, una evangélica y un católico habíamos llegado a un término medio. Me dio mucha la alegría de poder entendernos.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 1 de 25

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site