Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Temas actuales.
¿Qué hacer cuando Dios calla? PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Reflexiones - Temas actuales.

 

¿Qué hacer cuando Dios calla?

Autor:
Enrique Monterroza, Hermes Sarmiento G.
Fuente:

“Oh Dios, no guardes silencio; No calles, oh Dios, ni te estés quieto” Salmos 83:1

A veces pasamos por momentos en los que necesitamos una respuesta rápida de Dios, momentos de crisis en donde vamos en busca de su ayuda, pero no la vemos como quisiéramos verla y lo único que escuchamos de Él es un silencio ensordecedor.

Y es que a veces creemos que cada vez que oremos recibiremos una respuesta de Dios, pero la realidad es que en muchas veces su respuesta simplemente será el silencio temporal.

A veces he pasado por momentos en la vida en donde he necesitado una respuesta de Dios, pero lo único que recibo es un silencio, como que se ha ido, como que me ha dejado o como que simplemente no quiere responder, pero, ¿Será realmente que no quiere responder?, pienso que no es eso, creo que a veces Dios nota que es necesario su silencio en nuestra vida para que nosotros podamos poner todo en orden.

Y es que los silencios de Dios, esos momentos en donde por alguna razón calla, nos sirven muchas veces para acercarnos más a Él. Y es que esos momentos obviamente son de crisis, de necesidades, de tribulaciones y el mismo deseo de una respuesta nos mueve a buscar de Él y acercarnos de una forma especial.

Personalmente considero que los tiempos en los que Dios calla en mi vida me han servido para mejorar mi relación con Él, me han llevado a buscarlo más, a estar más de cerca con Él, a comprender que sin Él nada soy y nada puedo, pero que con Él soy mas que vencedor.

Quizá hoy estés enfrentando un duro momento en donde quisieras una respuesta de Dios y simplemente recibes un silencio que te ensordece, un silencio que no entiendes y que a veces hasta te desespera, pero aun en medio de eso sabes muy bien que la mejor opción no es huir, no es alejarte de Él, sino buscarlo más.

¿Qué hacer cuando Dios calla?, lo único que podemos hacer cuando Él calla es seguir hablando con Él, seguir creyendo en Él, seguir confiando en sus respuestas, porque a pesar del silencio que pueda haber en este momento, Dios sigue estando a nuestro lado.

Dios no calla para desesperarnos, no lo hace para molestarnos, Él tiene razones que van más allá de nuestro entendimiento, pero que ya llegado a su fin nos dejan enseñanzas asombrosas.

Estoy seguro que en medio de este silencio de Dios estás aprendiendo algo nuevo, estoy seguro que en medio de su silencio estas buscándolo más, quizá has mejorado tu relación con Él, quizá estas disponiendo más tu vida a su servicio, quizá tú fe esta creciendo o muchas cosas más que no notas en este momento pero que sin embargo están sucediendo en tu vida.

Él está trabajando, calla pero trabaja siempre, Dios nunca se queda estático, Él siempre esta llevando a cabo su plan perfecto para nuestra vida y eso debería ser razón suficiente para seguir creyendo, para seguir esperando, para nos desesperarnos, pues Él jamás nos defraudará.

Hoy quiero invitarte a mantener la calma en medio de esa crisis, a seguir esperando en medio de esa desesperación, Dios calla pero nunca olvida, Él esta al tanto de tu situación, a Él nada se le escapa y aunque tu creas que las cosas se fueron de control, Dios tiene todo controlado y medido, su silencio puede estar presente, pero su mano poderosa esta en control de todo lo que en tu vida esta pasando.

¡Anímate!, ¡No desmayes!, ¡Confía!, Dios nunca te abandonará, porque ese jamás ha sido su estilo, al contrario, su estilo es SORPRENDERTE SIEMPRE con respuestas que nunca imaginaste y que son perfectas, tanto en su forma como en su tiempo.¡Dios puede callar, pero que no te quede ninguna duda que sigue trabajando en tu respuesta!

“¡Bendito el que confía en Yavé, y que en él pone su esperanza!

Jeremías 17:7 (Biblia Latinoamericana)

Enrique Monterroza, Hermes Sarmiento G.


 
¿Tenemos derecho a exigirle a Dios? PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Reflexiones - Temas actuales.

 

¿Tenemos derecho a exigirle a Dios?

Autor:
Félix González
Fuente: blogs.21rs.es/corazones

Exigir es un verbo muy fuerte, y cuando se trata del derecho de exigirle a Dios algo, entonces resulta más fuerte todavía.. y posiblemente incongruente. No obstante hay no pocas personas que le exigen a Dios en sus peticiones. De tal manera que si no se les concede lo que le piden y como lo piden, acaban razonando así: “es que Dios no me escucha”; “le pido y no me hace caso”. Y esa gente, por eso, desconfía de la bondad de Dios. Quisieran que Dios fuese como una tienda barata, donde uno puede ir a comprar lo que quiere con poco dinero. Y no se explica que el tendero no quiera vendértelo.

Hay una pregunta que esta gente, más numerosa de lo que se pueda creer, debería hacerse: ¿quién soy yo, para decirle a Dios lo que tiene que hacer”.

Sí que podemos acudir a él para pedirle aquello que creemos ser bueno o conveniente, y que no está en nuestras manos conseguirlo. El mismo Jesús dijo:”pedid y recibiréis”, “llamad y se os abrirá”, “buscad y encontraréis”.

Pero nunca sabemos si lo que pedimos nos conviene o no. Según nuestros criterios y nuestra visión de corto alcance, sí que nos conviene; y por eso lo pedimos.

Pero hay quien sabe más que nosotros, quien conoce mejor el presente y el futuro, quien sabe las consecuencias de todos los actos y acontecimientos. Y ese, que no es sino el mismo Dios, pudiera darse el caso, de que juzgase que no es lo mejor, o no es el momento.

Por otra parte, sólo tenemos que tener en cuenta lo que nos viene bien o nos interesa a nosotros? Tal vez lo que pedimos, nos vendría muy bien a nuestros intereses particulares, familiares, negocios, etc. Pero ¿tenemos en cuenta los intereses del Reino de Dios?  Porque puede haber cosas, que vistas de tejas abajo, nos interesen a nosotros, como individuos, pero no estén en la línea de los intereses de Dios.

Por todo eso, creo que es bueno poderle pedir al Señor aquello que creamos bueno, conveniente o necesario. Pero siempre, añadiendo la coletilla (que en este caso es lo más importante) de: “Señor que se haga como mejor lo veas tú. Sé que quieres lo mejor siempre. Confío en ti. Si me lo concedes es que mi voluntad, coincide, en este caso, con la tuya. Si no me lo concedes es que no coinciden; y en ese caso, prefiero que se haga tu voluntad, que es más sabia que la mía. Y de todas formas, gracias por escucharme.”

A la pregunta que hace el título de este post: “¿Tenemos derecho a exigirle a Dios?”, la respuesta es…NO.

 
La serpiente: ¿muerte o vida? PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Temas actuales.

La serpiente: ¿muerte o vida?

Autor:
Fuente:
reflexionesparaelalmaryp.blogspot.mx

Seguramente alguna vez te has preguntado porqué el símbolo de la medicina es una serpiente enredada en un palo y elevada. Pör lo menos yo me lo pregunté.

Cuando el pueblo judío era llevado de Egipto a la tierra prometida, muchos deseaban regresar, el camino se hacía arduo, extrañaban el alimento, las pocas pertenencias que tenían en el lugar de su exclavitud y empezaron a hablar mal de Moisés y de Dios que los hacía padecer tanto.

Entonces Dios permitió que serpientes los picaran y murieron muchos. Espantados, acudieron a Moisés a quien Dios dijo que levantara una serpiente y aquellos que la miraran, quedarían sanados.

Si nos quedamos hasta el relato, podemos entender el que se haya tomado ése signo como el de la Medicina, sin embargo no debemos olvidar que son sólo signos que Dios nos da, que debemos profundizar en el sentido que tiene en nuestras vidas la palabra de Dios.

¿Cuántas veces nos quejamos de nuestras carencias? ¿Cuántas veces aún como católicos, aún cuando hemos sido liberados de muchas cadenas que hacían nuestras vidas pesadas nos quejamos de Dios porque esperamos que nos dé una vida nueva, con lujos o comodidades. Pensamos que la tierra prometida está a la vuelta de la esquina y nos deseseparamos al ver que pasan y pasan días y no se ve el lugar.

Recuerdo a un sobrinito al que llevamos de paseo. Era la primera vez que salía en un viaje más lejos de 2 horas y estaba desesperado.

Había salido de la casa con ilusión, iba jugando entretenido, pero el ansia de ver el lugar al que se le invitó y oyendo lo maravilloso que era, empezó a desesperarse.
"¿Cuando llegamos, tía?" preguntaba"Ya mero, nadamás pasamos el cerro" era la respuesta.

El volvía a sus juegos y a entretenerse mientras avanzábamos, pero veía un cerro pasar y otro cerro y no veía para cuando poder echarse un clavado en el mar.¿Cuando llegamos, tía?"- Volvió a preguntar

"Cuando veas palmeras" Fué la respuesta. Y empezó a pelar los ojos en busca de las palmeras que no se aparecían por ningún lado. Nadamás veía huizaches. Así continuó por todo el camino.

Su hermano se dedicaba mientras tanto, a disfrutar el paisaje, a conversar con nosotros, a cantar como todos. Seguramente también tenía hambre pues viajamos en la tarde y los restaurancitos o puestos de la carretera donde normalmente comíamos, estaban cerrados y no queriendo alguna sorpresa desagradable seguimos el camino sin comer mas que unas pocas frituras.

Su viaje fué pesaroso, difícil a diferencia del de su hermano que confiaba en nosotros y en lo que se le había dicho.

Finalmente al llegar, a la vista del espléndido espectáculo que es una playa de noche no lo  disfrutaron igual: uno iba cansado, hambriento y no tenía ni ganas de ver lo hermoso por gastar sus energías en quejas. En cambio para su hermano, todo fué tan bello, cada palmera, cada luz en los cerros reflejada en el mar lo dejaron boquiabierto.

Dios quiere que confiemos en El, aunque el camino sea pesaroso. Finalmente el lugar al que Cristo nos conduce debe ser tan hermoso como lo promete.

Ese "Toma tu cruz y sígueme" sigue siendo vigente para todos nosotros. Disfruta tu viaje, a pesar de pasar un poco de hambre o fatigas, aunque a veces se tengan los pies cansados. Tarde o temprano, podremos disfrutar de las bellezas prometidas.


Salmo
Sal 101,2-3.16-18.19-21

R/. Señor, escucha mi oración,
que mi grito llegue hasta ti

Señor, escucha mi oración,
que mi grito llegue hasta ti;
no me escondas tu rostro el día de la desgracia.
Inclina tu oído hacia mí;
cuando te invoco, escúchame en seguida. R/.

Los gentiles temerán tu nombre,
los reyes del mundo, tu gloria.
Cuando el Señor reconstruya Sión
y aparezca en su gloria,
y se vuelva a las súplicas de los indefensos,
y no desprecie sus peticiones. R/.

Quede esto escrito para la generación futura,
y el pueblo que será creado alabará al Señor.
Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario,
desde el cielo se ha fijado en la tierra,
para escuchar los gemidos de los cautivos
y librar a los condenados a muerte. R/.

 
Lo que aprendí de los curas. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Reflexiones - Temas actuales.

Lo que aprendí de los curas.

Autor:
Francisco Muñoz.
Fuente: www.diariolibre.com

Escribo estas líneas en agradecimiento a todos los sacerdotes que he conocido, anónimos en sus parroquias, en mi rodar por lugares muy distintos del mundo. Quiero dedicarles un elogio en estos momentos en que parece que está de moda atacar a la Iglesia y a sus sacerdotes.
Un poco de historia. La semilla de los cristianos crece de manera increíble dentro de la cultura romana con sus propios dioses como religión oficial y obligatoria. En esos primeros siglos, la joven Iglesia tenía que emplear todo su vigor para definir y defender la doctrina de las herejías surgidas en el seno del cristianismo y, al mismo tiempo defenderse, con poco éxito, frente a las persecuciones a muerte de los distintos emperadores romanos. El apoyo oficial del Emperador Constantino al cristianismo no fue un regalo, sino una conquista alcanzada por los combates cristianos durante cuatro siglos, hasta conseguir implantarse en la cultura romana.

Pues bien, tampoco desde entonces, a lo largo de los dieciséis siglos posteriores, el catolicismo ha tenido un momento de paz. Precisamente una de las pruebas de la divinidad de la Iglesia es la supervivencia en medio de todos esos avatares. Los protagonistas de esta supervivencia de la Iglesia Católica han sido, guiados por el Espíritu Santo, las cabezas de su jerarquía y la gran masa del pueblo llano, el fiel católico de a pie. Pero, hay otros actores silenciosos de esta efervescente historia eclesiástica, que son los sacerdotes.

Siento una gran admiración por los santos e instituciones que han reformado y enriquecido la Iglesia pero, además, tengo un gran agradecimiento por todos esos diferentes sacerdotes anónimos que me ha tocado conocer y que, cada uno a su manera, me ha ayudado en mi ajetreada vida trashumante; de cada uno he aprendido lecciones útiles para la vida.

He aquí unos pocos ejemplos:

Un cura de montaña. En la vertiente española de los Pirineos, hay muchos pequeños pueblos abandonados, pero quedan, diseminados entre las grandes montañas, grupos de habitantes en pequeñas comunidades, que ni siquiera podrían llamarse pueblos. Trabajar allí supone la incomodidad del frío y la nieve durante muchos meses al año, el riesgo de trasladarse por unos caminos de tierra con desprendimientos y, sobre todo, el aislamiento social con comunidades desconectadas entre sí y del resto del mundo.

En mis excursiones por esas montañas tuve la suerte de conocer al joven sacerdote designado para esta labor que, curiosamente era uno de los de confianza del Obispo. Aunque era algo pequeño de estatura, era fuerte, vigoroso, muy optimista, y con buena preparación intelectual. Cada semana o dos regresaba al Obispado de la capital local para colaborar con el Obispo. El resto del tiempo lo pasaba de pueblo en pueblo, subiendo y bajando montañas, por caminos impracticables; menos mal que unos fieles le habían donado un vehículo 4x4 que le permitía hacer todos esos trayectos con mayor seguridad. La Misa dominical de esos pueblos era rotativa; los que podían se trasladaban al pueblo vecino de turno o se esperaban a que les tocase. La alegría con que ese sacerdote realizaba esa labor era admirable.

Frutos del celibato. En Cartagena, de Colombia, la ciudad para mí representativa de la cultura caribeña. El sacerdote, sin embargo, era de la vecina Venezuela, hombre maduro, con experiencia y con una simpatía especial para comunicar. Nos explicaba que es entre las mujeres y hombres célibes por amor a Dios, donde se encuentran las personas más ejemplares en valores, como la generosidad, valentía, alegría, magnanimidad y, con mayor capacidad de ideales. Nos decía, con una gracia que nos hacía reír, que el celibato por amor a Dios no es aburrido, que actualmente hay mayor fidelidad al celibato que al matrimonio, que hay más casos de pederastia, violaciones y homosexualidad fuera del celibato. Que no es verdad que el celibato deforme a las personas, sino que las ennoblece; que el celibato no genera personas desequilibradas afectiva y sicológicamente, sino, todo lo contrario, personas maduras y ecuánimes. Finalmente nos reímos a gusto cuando nos dijo que era consciente de que se estaba dirigiendo a un público, cuya cultura era la del macho berraco y la hembra reproductora y, por tanto, la cultura peor dotada para comprender los valores incalculables del celibato, la castidad y la pureza.

La vida real. Seguimos en Latinoamérica, nos vamos más al sur, mucho más, a Temuco, la capital de la región de la Araucanía al sur de Chile, donde la cadena de volcanes de los Andes llega al extremo. Un sacerdote mayor, experimentado, muy pausado, como si pensara mucho antes de decir una frase, lo que le daba una imagen de profundidad. Con ese sentido lacónico, nos dijo en su homilía que iba a hacer poca exégesis y comparación de los textos leídos de la Sagrada Escritura y que quería llevarnos a las consecuencias directas de esos textos para nuestra vida real, y concretamente para la semana próxima. El mismo nos comentó que, con frecuencia, los curas hacen prédicas muy elevadas e instructivas sobre los textos de la Biblia pero, que el fiel asistente necesita saber qué relación tiene esa acción litúrgica semanal de la misa dominical con la vida real; el cristiano, nos decía, debe asistir a la misa para encontrar soluciones y respuestas respecto a como cristianizar la familia, el matrimonio, la profesión, la vida social, las amistades; tiene que saber como actuar con las drogas, el alcohol, la homosexualidad, el divorcio, el aborto, las discotecas. ¿y qué pasa con los impuestos, los matrimonios separados, los gastos lujosos, la fidelidad al matrimonio…, una lista interminable de asuntos que tejen la vida real de un cristiano. Si la palabra de Dios no da respuesta a esos temas, los cristianos están a la sombra de una fe desconectada de la vida real. Los cristianos necesitan salir de la misa dominical con metas y propuestas muy concretas para aplicar a su vida de esa semana. Si Cristo nos ha dicho que para ser su discípulo hay que tomar la cruz de cada día, quiere decir que tenemos que ser buenos esposos en las pequeñeces del día, buenos padres con las insignificancias de los hijos, buenos trabajadores en el cumplimiento correcto, buenos amigos en la lealtad, serenos ante la presión y el estrés de la jornada. Asistir a Misa los domingos se traduce en cientos de situaciones diarias reales a vivir cristianamente que el sacerdote hace descubrir al fiel.

El gruñón de Cali. Era una temporada de muchos secuestros en distintos lugares de Colombia y mis anfitriones no me dejaban solo ni un momento, a todos los lugares me acompañaban como si fueran mis propia sombra; yo les agradecía tanta diligencia pero, a mi me parecía, en mi ignorancia, un poco exagerado. Uno de los lugares al que tuvieron que acompañarme fue a una parroquia céntrica de la ciudad, lugar con mucha solera, cargado de historia; casi como el lugar, era el sacerdote que celebró la misa en ese día. Un sacerdote fuerte, lleno de una energía, sorprendente para su edad, y un defensor a ultranza de la buena disciplina.

A lo largo de la liturgia fue haciendo una verdadera catequesis a los fieles aprovechando los diversos momentos. Después del saludo de entrada recordó a los fieles que debían guardar la compostura y llevar la vestimenta adecuada; antes del momento central, en la Consagración, recordó que había que arrodillarse, salvo aquellos que tuvieran una disculpa razonable, que era lo menos que podíamos hacer ante un Dios que se encarna y se sacrifica por nosotros; antes de la comunión de los fieles recordó que, por respeto a Jesús Sacramentado, no debían comulgar aquellos fieles que ni hubieran guardado el ayuno de una hora o que no se encontrasen, en conciencia, en gracia de Dios. Aunque hacía todos esos comentarios en un tono un poco gruñón, que los fieles ya conocían, no dejaba de tener mucha razón y sentido pedagógico.

Una ciudad trabajadora. Durante el boom del caucho, Manaus fue una ciudad en plena expansión; está situada muy al norte de ese enorme país de Brasil, junto a la desembocadura del río Negro sobre el caudaloso Amazonas. Tuve la oportunidad de escuchar a un joven sacerdote que predicó, lógicamente, en su idioma que se me hace suave y cantarín. Se ve que era consciente de que su feligresía era industriosa porque nos habló del sentido cristiano del trabajo.

Nos aconsejó que en el momento de las ofrendas pusiéramos allí nuestro trabajo realizado en la semana transcurrida y el de la semana próxima, para convertirlo en trabajo santo, redentor, al estar unido al sacrificio de Cristo; nos dijo que la misa dominical y el trabajo formaban parte de la misma composición musical que llegaba a Dios Padre por los méritos de Jesucristo; que nuestro esfuerzo diario por realizar bien el trabajo, no sólo mantenía a nuestra familia, sino que contribuía a la salvación de la humanidad. Me pareció una forma muy sugerente y atractiva de enfocar y realizar el trabajo.

Los santos. En el norte de España, el río Nervión pasa por Bilbao y desemboca en el bravo mar Cantábrico, dejando a su derecha una zona residencial lujosa y a su margen izquierda una zona industrial metalúrgica y obrera; ahí, un día primero de noviembre, celebración de "todos los santos", un sacerdote de mediana edad que rebosaba inquietud social y tenía buena química con las familias de trabajadores, nos explicaba el motivo de esta celebración. Nos decía que hay en el santoral católico más de 6.500 santos que la Iglesia nos pone como modelo de personas que han seguido de cerca de Cristo y como intercesores que nos ayudan en nuestro afán diario; nos aclaraba que hay otros muchos santos que la Iglesia no ha canonizado y, aún más, nos decía: "vosotros sois santos, en la medida que lucháis cada día por ser buenos cristianos; por eso hoy celebramos también la fiesta de todos los que luchan por la santidad".

La carrera eclesiástica. Recientemente, el Papa Francisco mantuvo un cordial encuentro en la Basílica de San Juan de Letrán, con los sacerdotes de la Ciudad Eterna, a quienes recordó que no deben ser funcionarios sino servidores misericordiosos, discípulos y misioneros. Estas palabras del Papa me trajeron a la memoria la predicación que escuché en la bellísima ciudad de Brujas, en Bélgica, una ciudad llena de encanto, misterio y un tipo de belleza seria que invita al silencio. En una iglesia barroca típica, muy recargada de altares, retablos e imágenes, un sacerdote cargado de años, muy delgado, nos miraba con unos ojos muy vivos y una sencillez que expresaba su elegancia interior y nos decía que los sacerdotes se han ordenado para servir a los fieles, a través de la Iglesia; que en todas las instituciones de los seres humanos, los dirigentes deciden el puesto que debe ocupar cada uno de sus empleados, teniendo en cuenta el perfil de la persona y las necesidades de la organización. Nos decía que en la Iglesia sucede lo mismo, con la diferencia de que el sacerdote no debe buscar sobresalir, ni triunfar, ni pretender escalar, sino obedecer y servir lo mejor posible en el lugar que se le destine. En la Iglesia se necesitan, también, sacerdotes que se dediquen prioritariamente a la organización y gobierno, o a la enseñanza y la investigación pero, todos ellos deben tener una preocupación pastoral.

La moda es un uniforme. Los dominicanos son personas con una gran capacidad creativa y habilidad especial para las distintas manifestaciones del arte. Pues bien, fue a un joven sacerdote dominicano a quien escuché predicar acerca del uniforme de los curas. Desde luego era joven por su aspecto y se le veía con juventud en su sacerdocio y fue verdaderamente original y creativo en su exposición en una misa dominical repleta de fieles en una ciudad muy turística del país. Comenzó, llamando nuestra atención al decirnos que todo el mundo usa uniforme, que los pantalones jeans y las camisetas Aeropostale, por poner ejemplos reales, son la manera que tenemos de uniformarnos cuando queremos vestir informal, que la moda de temporada de invierno y de verano, son los uniformes que empleamos cuando queremos identificarnos con ese gusto, tendencia y cultura; nos recordó que las instituciones militares y comerciales uniforman a su personal para identificarles con la institución y para reflejar una imagen de empresa; que el saco (la chaqueta) y la corbata es el uniforme de trabajo de muchas personas. Que cuando empleamos cada uno de esos uniformes sociales pretendemos reflejar algo de nuestra imagen personal. Pues bien, los sacerdotes llevan como uniforme el clergyman o la sotana, según la ocasión, para que los demás sepan el tipo de servicio que prestan y la dignidad de la institución a la que representan. La Iglesia ha cambiado y cambiará la forma de vestir de los sacerdotes pero, siempre será de manera que se distinga claramente lo que representan; los sacerdotes deben cuidar su aspecto, su presencia, no pueden reflejar descuido o dejadez.

La Iglesia está sana y sigue creciendo. Los sacerdotes y los fieles católicos no debemos dejarnos arrinconar ni acomplejar por la campaña de embustes y difamaciones contra la Iglesia que intentan desprestigiar a la institución y a sus fieles. Dentro de una sociedad civil corrupta en todos los ámbitos (político, económico, judicial, policial) la Iglesia sigue siendo el alma de la sociedad, como ya lo fue desde sus inicios; el pequeño índice de fieles o sacerdotes contaminados por la corrupción es mucho menor que el alto índice de personas corrompidas fuera de la Iglesia.

El número de fieles católicos y de sacerdotes sigue creciendo de año en año. Latinoamérica aporta ya casi el 50% de los católicos del mundo. He puesto solo unos pocos ejemplos, una pequeñísima muestra de los 412.000 sacerdotes del año 2012 en todo el mundo, verdaderos héroes que llevan el peso del día a día en las parroquias y que sufren el insulto y la difamación por causa de unos cuantos penosos casos. Los católicos sabemos que debemos intentar ser ejemplares y que somos débiles pero, también sabemos, porque no somos ingenuos, que algunos grupos están organizadamente empeñados en manchar a la Iglesia de ahora y la de antes difundiendo una leyenda negra.

Aunque la Iglesia debe ser modesta y no hacer alardes de su propia valía, si me parece que debe todavía, avanzar en el empleo de los criterios de las relaciones públicas y la comunicación de imagen, en defensa de una presentación amable y admirable de la doctrina cristiana y en defensa, también, de la buena fama que se merecen los cristianos y, concretamente los sacerdotes que les sustentan en la fe. Un criterio de las relaciones públicas institucionales es "hacer las cosas bien y que se sepa"; pues bien, a mi entender, la Iglesia Católica necesita en toda sus diócesis, y no solo en el Vaticano, del servicio de profesionales que asesoren a las autoridades eclesiásticas en sus relaciones con la sociedad civil y los medios de comunicación. Esto abarca desde la forma de predicar y comunicar en las parroquias, hasta las comunicaciones de rueda de prensa, la organización de actos públicos, las publicaciones impresas, la comunicación en la red cibernética, la difusión de todas las actividades de interés social que la Iglesia y sus instituciones y personas realizan en pro de los más necesitados, y hasta la defensa de la buena fama de sus sacerdotes.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 
Las Armas de la Cuaresma. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Reflexiones - Temas actuales.

Las Armas de la Cuaresma.

Autor:
Pbro. Carlos J. Durán Marín
Fuente: hermandaddelasoledad.com

Al comenzar la celebración del tiempo cuaresmal iniciamos un camino de aunténtica conversión para afrontar victoriosamente, con las armas de la penitencia, el combate contra el espíritu del mal, tal y como reza la liturgía de la Iglesia. Pero cuáles son las armas y cómo pueden ayudarnos a vivir más conformes a Cristo en nuestra vida personal, en nuestros trabajos, en los estudios, en la vida de Hermandad. La Iglesia, como buena Madre, nos instruye sabiamente y pone a nuestra disposición diversos medios para configurarnos más plenamente en Cristo Pastor. La riqueza especial de los símbolos y de los textos de la Sagrada Escritura de este tiempo nos sirve para llevar a la práctica de la vida cotidiana las actitudes propias y necesarias de la vida cristiana.

Reza el prefacio IV de Cuaresma: "Con el ayuno elevas nuestro espíritu (..)". ¿Por qué ayunar? ¿Que beneficio obtenemos de ello? El hecho de abstenerse de comida y bebida nos ayuda a desprendernos de los placeres del mundo. El ayuno nos impulsa a aspirar a bienes superiores. El mismo Señor Padre Benedicto XVI, "el ayuno al que la Iglesia nos invita en este tiempo fuerte no brota de motivaciones de orden físico o estético, sino de la contaminación del pecado y del mal; para formarse en las saludables renuncias que libran al creyente de la esclavitud de su propio yo; y para esta más atento y disponible a la escucha de Dios y al servicio de los hermanos. Por esta razón, la tradición cristiana considera el ayuno y las demás prácticas cuaresmales como "armas" espirituales para lucha contra el mal, contra las malas pasiones y los vicios". En el Evangelio encontramos el modo en que el Señor quiere que ayudemos, no buscando con esta práctica la alabanza de los hombres sino el auxilio que viene de lo alto.

La cuaresma invita al hombre a una conversión profunda de su vida. Y toda conversión de nuestro corazón no es un proceso que podamos afrontar solos. Es recicalmente necesario siempre, y más especialmente en este tiempo, acrecentar nuestro espíritu de oración. Con la oración, el creyente entabla un diálogo íntimo con el Señor, dejando que actúe en él la gracia divina. Debemos intensificar estos momentos en el transcurrir de nuestra vida cotidiana y de Hermandad. Ponernos a la escucha de la Palabra, sentir la presencia de Aquél que es el manantial de agua viva, dejarnos instruir dócilmente por su corazón. De la Santísima Virgen María nos diecen las Escrituras que meditaba la acontecimientos y los guardaba en su corazón.

El tercer medio que podemos practicar en este tiempo más profundamente es el ejercicio de la caridad. De la Escritura: "Hay mayor felicidad en dar que en recibir" (Hch. 20,35). Es necesario ponernos en contacto con nuestro prójimo, darnos a los demás. Debemos pedir constantemente a Dios que infunda este don en nuestro corazón, no para caer en la propia complacencia, sino para ser auténticos servidores de nuestros hermanos, especialmente de los que pasan más necesidad. Ver en el rostro de los que sufre el rostro del Señor y compartir lo que tenemos, librándonos del resentimiento y de la indiferencia.

Para finalizar, os invito encareciadamente a que participéis masivamente en la celebración de la Santa Misa, culmen de nuestra vida de fe. Como señala el Papa, en la fuente inagotable de amor que es la Eucaristía -en la que Cristo renueva el sacrificio redentor de la cruz- cada cristiano puede perseverar en el intinerario que iniciamos. Que la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de la Soledad, os bendiga y conduzca hacia su Hijo y Señor nuestro.

Carlos J. Durán Marín
Pbro. y Director Espiritual de la Hermandad


 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 8 de 25

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site