Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Otros temas.
Dios maquinita. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Reflexiones - Otros temas.

Dios maquinita.

Autor: Omar A. Jiménez Castro.

Fuente: www.mensajespanyvida.org

Es muy doloroso que dentro de los que nos llamamos cristianos, sin importar denominaciones, aparezcan estos hermanos que le agregan a Dios un nuevo nombre. Si, así como me lees. Se llama Dios maquinita. Cuántos de nosotros durante niños o con el pasar de los años hemos visto cómo en ciertas maquinitas de juegos colocamos moneditas y nos tiraban un osito. Yo lo relaciono con estas maquinitas de juegos. Pero son de esos que piensan que si no le colocas ese diezmo o aquel pacto con Dios con cierta cantidad de bienes o dinero, Dios no te va a  escuchar o ayudar.

Es tanto lo que dicen que piensan que Dios que no se va a preocupar por tu situación por la cual estás viviendo hasta que no des eso que llaman semillita. Yo me imagino que llegan a pensar que luego del pacto no mejora su condición, que solo les faltaría enviarle a Dios un e-mail para que se dé cuenta que ya hizo el deposito.  Son cristianos que que enferman la Iglesia.  Se nos olvida lo que nos dice la Biblia “Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia, con forme  a su riqueza, en Cristo Jesús.” Filipenses, 4,19. Allí se habla de la riqueza del espíritu, no del monto de tus dádivas.

No menciona ningún pacto para que Dios se acuerde de nuestra miseria y se compadezca.

Mis hermanos tengamos cuidado, el amor de Dios es infinito y lo mejor, gratuito, TOTALMENTE GRATIS y a disposición de quien lo quiera recibir en su corazón.

No te dejes confundir, busca ayuda de nuestros pastores cuando tengas dudas en nuestra fe, también en el silencio de tu mente y en la profundidad de tu corazón encontrarás la Luz de Su Verdad que te hará encontrar el Camino a Él.

 

Amén

 
El árbol de los amigos. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

El árbol de los amigos.


Autor: 
Fuente: www.mensajespanyvida.org

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices

por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.

Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas

pasar y hay otras que apenas vemos entre un paso y otro.

A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.


Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.

El primero que nace del brote es nuestro amigo papá

y nuestra amiga mamá, que nos muestran lo que es la vida.

Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos

nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros

y luego pasamos a conocer a toda la familia de hojas

a quienes respetamos y deseamos el bien.


Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales

no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino.

A muchos de ellos los denominamos amigos del alma

y del corazón. Son sinceros, son verdaderos.

Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz

y lo que necesitamos sin que se lo pidamos.


A veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón

y entonces nos hemos enamorado y tenemos un amigo enamorado.

Ese amigo da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios,

saltos a nuestros pies. Más también hay de aquellos amigos

por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas.

Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro,

durante el tiempo que estamos cerca.


También hay amigos distantes, aquellos que están en la punta

de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen

entre una hoja y otra y aunque no los vemos seguido

están siempre cerca en nuestro corazón.


El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima

y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen

en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.

Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron

continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría.

Son recuerdos de momentos maravillosos

de cuando se cruzaron en nuestras vidas.


Cada persona que pasa en nuestra vida es única y siempre,

siempre, deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor y salud, hoy y siempre.

Sin embargo, habrá también los que se llevarán mucho y, habrá

de los que no nos dejaran casi nada. Esta es la situación

en la que se comprueba que dos almas no se encuentran

por casualidad.

 
Imitar a Dios. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Reflexiones - Otros temas.

Imitar a Dios.

Autor: Omar A. Jiménez Castro.

Fuente: www.mensajespanyvida.org

Seguramente durante nuestra juventud muchas veces quisimos y hasta imitábamos algún cantante, actor o viceversa. Cuántos de nosotros no hemos querido ser como Shakira, por la forma que mueve sus caderas, o la voz de Julio Iglesias, o los miembros de grupos juveniles para ponerles un ejemplo. O la forma que se viste aquel ídolo.

Yo pensarías si te preguntaran si te gustaría imitar a Dios. Sabemos que Dios es una persona omnipotente, y que a la primera vista pensaríamos que sería demasiado imposible poder imitarlo. Pero mi respuesta es sí, se puede imitar. Él mismo nos da las formas en que debemos imitarlo.

Llegó a decirnos  “Sed, pues, imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima de suave aroma. “ Efesios 5, 12.

“Soportándose unos a otros y perdonándose mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros".  Colosenses 3, 13.

“Así como el que os ha llamado es santo, así también vosotros sed santos en toda vuestra conducta, como dice la Escritura: Seréis santos, porque santo soy yo. “ I Pedro 1,15-16.

Somos imagen y semejanza de Dios. Aunque en estos tiempos salga muchos artistas y queramos imitarlos, deberíamos reflexionar, aunque quisiéramos ser como ellos nunca llegaremos a parecernos a ellos por más que luchemos, pero a Dios sí lo podemos imitar en su actuar, podríamos hasta intentar sentir como él, desde el amor y con amor al prójimo.

Que el Señor los bendiga.

 

 
Nuestro público es Dios. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Reflexiones - Otros temas.

Nuestro público es Dios.


Autor: Mons. José Ignacio Munilla Aguirre 
Fuente: www.enticonfio.org

Seguramente muchos habremos escuchado en nuestra infancia, de labios de nuestros padres y abuelos, aquel sabio cuento que tenía como protagonistas a un padre y a su hijo. Los dos viajaban con su burro atravesando diversos pueblos, suscitando comentarios muy dispares entre los lugareños.

Al pasar por el primer pueblo, el padre montaba sobre el burro y el hijo caminaba a su vera. Los comentarios no se hicieron esperar: "¡Qué padre tan inmisericorde! ¡El pobre niño caminando y él encima del jumento, como si fuera un sultán!"

Al escuchar las murmuraciones, decidieron cambiarse antes de llegar a la siguiente población, de forma que ahora el padre caminaba y el hijo era quien montaba el borrico. Pero, sin embargo, las críticas no hicieron sino cambiar de signo: "¡Mira qué juventud tenemos hoy en día! ¡El anciano padre caminando, y un muchacho tan ágil, sentado a lomos del burro!"

Visto lo visto, pensaron que lo mejor sería montar los dos sobre el asno al pasar por el tercero de los pueblos. Pero las cosas se pusieron todavía peor: "¡Pobre burro! ¡Los que van montados en él demuestran ser más bestias que el desdichado animal!"

Aturdidos por tanta crítica, decidieron entrar al cuarto pueblo, ambos a pie, junto al burro. Pero, ni por esas…: "Pero, ¡qué tontos! ¿Para eso se han comprado un burro?, ¿para ir andando?".

La moraleja que se nos transmitía con la narración de este cuento, era tan evidente como importante: Necesitamos ser libres del juicio ajeno, para poder obrar en justicia y en verdad. Quien tiene su referente en las críticas de los demás o en los aplausos cosechados, está condenado a no actuar en conciencia.

Pasados ya muchos años, he ido comprendiendo que aquella sabia narración que mi difunto padre nos contaba de pequeños, tiene más aplicaciones de las que él mismo hubiese supuesto. ¿Acaso no le ocurre a la Iglesia hoy en día, lo mismo que a los protagonistas del cuento? ¿No tenemos también nosotros que extraer la enseñanza de conquistar la necesaria libertad interior, para que la vida de la Iglesia sea lo que Dios quiere de ella, sin dejarnos amedrentar por tantas burlas, sátiras y comentarios ligeros?

 
Explicar a Dios. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

Explicar a Dios.


Autor: Desconocido.
Fuente: www.mensajespanyvida.org

A los 20 años de edad John Dee empezó a escribir su gran libro sobre Dios.

Cuando cumplió 30 años terminó el primer tomo. Pasaron cinco años más y concluyó el segundo. Al llegar a los 40 dio cima al tercero. Se desesperaba el filósofo, pues su obra debía tener 50 tomos. En menos no se podía definir a  Dios.

Un día John Dee salió de la biblioteca a respirar el aire mañanero. Una muchacha que volvía del mercado lo miró al pasar. El resto de la historia es corto: las historias de amor son siempre cortas. Se enamoró John Dee de la muchacha y de aquel amor nació un hijo.

-Este es el libro de Dios- afirmaba John Dee mientras mecía en sus brazos al pequeño. -Quizá después vendrán otros volúmenes, pero éste basta para explicar a Dios-.

Simple. Eso es Dios y no solamente encuentra en las elevadas teorías filosóficas o teológicas solamente. El mar se puede definir como un gran y complejo ecosistema, llenos de miles de formas de vida simbióticas. Se puede definir como un hermoso lugar. Todo depende de si quieres apreciarlo o explicarlo.

¿Y tú? ¿Deseas explicar a Dios o disfrutar de El?

La decisión es tuya, pero uno de los caminos es mas sencillo y corto. El otro probablemente no te lleve a otro lugar que no sea la locura.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 8 de 76

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site