Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Otros temas.
¿Hasta cuándo esperaras? PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

¿Hasta cuándo esperaras?

Autor:
Fuente: www.mensajespanyvida.org

“La vida o es una aventura atrevida o no es nada.” Helen Keller

Muchas personas esperan que las condiciones estén perfectas para ir tras sus sueños. Esperan por una pareja, una carrera, un negocio, un viaje, una oportunidad,… Déjame decirte que si sigues esperando el clima perfecto lo más seguro es que nunca llegue. La gente que ha logrado sus sueños no esperó el tiempo perfecto sino que a pesar de las dificultades eligieron comenzar a marchar, tomaron riesgos y crearon las circunstancias que les permitió estar donde querían llegar.

¿Qué te detiene para ir tras una vida extraordinaria?

¿Miedo al fracaso?

¿Miedo al rechazo?

¿Cuál es tu excusa?

Si deseas una vida extraordinaria, el mejor día para comenzar es hoy. No dejes que situaciones te detengan del propósito que Dios tiene para ti. Sabes muy bien que Él produce el querer como el hacer, Él ha colocado sueños en tu vida y los puso en ti porque sabe que tienes la capacidad para realizarlos.

Si deseas una vida extraordinaria, deja de mirar atrás, deja de mirar el pasado, el tiempo no vuelve. No seas como la mujer de Lot que por mirar atrás se convirtió en una estatua de sal y eso pasa cuando miramos atrás, “nos quedamos salados”. Dios siempre quiere que miremos hacia adelante.

Si deseas una vida extraordinaria, deja de pensar tanto y ponte en acción. Si piensas tanto es porque es una ilusión, pero si te pones en acción es porque eres un hombre o una mujer de fe que tiene certeza de lo que esperas.

“Si quieres sembrar, no te quedes mirando al viento;  si quieres cosechar, no te quedes mirando al cielo.” Salomón (Eclesiastés 11, 4, )

La vida extraordinaria implica salir de la rutina, de la zona de confort, de comodidad y cuando lo haces tienes muchas probabilidades de alcanzar tus sueños y eso es mucho mejor que no hacer nada  esperando que la situación cambie.

¿Qué pasos vas a dar esta semana para ir tras una vida extraordinaria?

 
Ejemplo de amor. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

Ejemplo de amor.


Autor: Omar A. Jiménez Castro.
Fuente: www.mensajespanyvida.org


Estimados hermanos, para el momento que escribo ya habrán pasado un año desde que una persona tan especial ha tenido el encuentro con el Señor.

Una persona que me enseño que en la cruz de Cristo hay dos lados, el lado más largo, camino que debemos de tener con Dios, comunicación con el que se  logra con la oración constante con Él, y el lado más pequeño, tiene que ver con nuestros hermanos.

Ella fue un ser ejemplar como amiga, aún con el dolor más intenso que puede provocar un cáncer en los huesos y ya dañados su corazón y pulmón, siempre tuvo esa amabilidad en su rostro. Y donde la gente jamás puede decir mal de ella.

Hoy fui al cementerio para visitar los restos de mi amiga Hilda, como la de mis amigos, no les miento lloré por su partida.

Hoy luego de su muerte, aunque me ha dolido muchísimo su partida, recuerdo su ejemplo que me dejo en obras.

Comencé a reflexionar de todos aquellos amigos que también compartieron en algún momento de nuestra vida, pero que ya no están con nosotros. Seres extraordinarios que gracias a ellos cultivaron tantas cosas en nuestra vida. ¡Cuánto les debemos a ellos!

Cuánto los extrañamos eso no hay duda.  En su partida  parte de nuestros se fue con ellos. Al recordarlos me hace recordar tantas palabritas que nos enseñaron, y por ellos hoy somos lo que somos. Por ese testimonio que nos han dejado de legado en nuestro corazón.

Hoy recuerdo a mis amigos que partieron, pero sé que tenemos una cita pronto, la muerte nos separó temporalmente, hasta que seamos llamados a la casa del Padre.

Hoy recuerdo a mis amigos que partieron, pero recuerdo que por ese amor tan grande Jesús, murió y resucitó, y el sepulcro está vacío; eso es suficiente para pensar que no se han ido del todo, y la seguridad de que ellos están allá con Él. Eso me hace recordar que tenemos una cita con ellos, ahora en la casa del Padre, pero ahora con el amigo de los amigos; Jesús.

Sé que la muerte me ha separado de Hilda, nuestra amistad como la de nuestros amigos que se nos han ido,  no ha terminado porque la muerte ya está vencida, y creemos en la resurrección.  Allá nos volveremos a reunir, ahora con el PADRE.

 
Los amigos del alma. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

Los amigos del alma.
Autor:
Fuente: Eunice Rodriguez.
Cuantas veces hemos visto películas en las que el tema principal es que una persona viva dentro del cuerpo de otra!
Existen no una sino varias películas que tratan de este tema...la mayoría de ellas son graciosas ya que resulta extraño y hasta cómico que una persona con ciertas costumbres, características, gustos, ideas y demás cosas, viva dentro de un cuerpo y de una vida que no le pertenecen y que por concecuencia no irán al 100% con su estilo de vida.
Es ridículo e imposible que algo similar ocurra en la realidad, pero...
Imagínate que un día te levantas ... (pero como en una historia Hollywoodense) y dentro de tu cuerpo, tu mente, tu alma y tu corazón, vive otra persona y esa persona es nada mas y nada menos que: JESUS, el maestro, el carpintero, el Hijo de Dios, el que comía con publicanos y hablaba con samaritanas, el que no le huía a los leprosos ni a los endemoniados (ocurría lo contrario en este último caso) el que amaba sin ser correspondido, el que bendecía a los que lo maldecían, el que daba su vida por sus amigos (incluyéndote), el que lavaba pies sucios y mal olientes, el que ponía la otra mejilla, el que aborrecía el pecado, el que pasaba horas orando, etc, etc, etc y la lista es interminable.
IMAGÍNATE nuevamente como sería tu vida si él viviera dentro de ti, ¿qué cambios tan drásticos notarían los demás en ti!, ¿cómo sería tu conducta en el trabajo?, ¿cómo te vería la señora de la tienda de la esquina?, ¿qué pensarían de ti tus padres, esposo, esposa, hijos? ¿qué cosas verían tus ojos de ese día en adelante?, ¿qué escucharían tus oídos a partir de ese momento?, ¿cuánta misericordia irradiaría tu vida?, ¿cómo verías el cielo después de ese acontecimiento?, ¿cuántas veces le sonreirías a un desconocido?, ¿Agradecerías hasta el vaso de agua que bebes, jamás pensarías mal de nadie, cuantos favores harías sin esperar nada a cambio?
Nuevamente la lista es larguisisísima.
Definitivamente las costumbres de Jesús chocarían con las nuestras, sus prioridades distarían kilómetros de las tuyas y las mías, nuestro cuerpo y mente se sentirían forzados a hacer cosas que tal vez no acostumbren, pero poco a poco se empezaría a notar el Jesús que llevamos dentro.
¿Y sabes qué es lo más genial?
Que esta idea no se le ocurrió a Spielberg para llevarla a una pantalla, sino a nuestro Dios, para que sea una realidad.

 
¿Acaso en vano llegamos a vivir? PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Reflexiones - Otros temas.

¿Acaso en vano llegamos a vivir?
Autor: Hermano Pablo
Fuente:
En el museo de la culta y refinada ciudad de Hermosillo en México hay una placa con la inscripción de un poema azteca escrito en náhuatl, el idioma de los antiguos habitantes del país.
La traducción española de este poema dice así: «¿Con qué me iré a la eternidad? ¿Se acabarán mis cantos como se marchitan las flores? ¿Nada será mi nombre alguna vez? ¿Nada dejaré que me recuerde en la tierra? ¿Al menos flores, al menos cantos? ¿Cómo ha de obrar mi corazón? ¿Acaso en vano llegamos a vivir?»
Aunque escrito quizá siglos antes de que Colón descubriera América y antes de que Hernán Cortés hiciera temblar la tierra de los aztecas con sus botas de conquistador, un hombre de corazón sensible habló con su alma y preguntó: «¿Acaso en vano llegamos a vivir?»
Esta pregunta del desconocido poeta azteca es universal. No ha habido persona sensible en la tierra que no se haya preguntado alguna vez: «¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? ¿Qué estoy haciendo aquí?» La seguridad instintiva de que venimos de alguna parte y vamos hacia otra parte, y de que en la tierra y en la vida estamos sólo de paso, pertenece a la experiencia común de los seres humanos.
La Biblia tiene la respuesta. Dice que venimos de Dios y a Dios vamos. Y mientras estamos en la tierra y en la vida, somos puestos a prueba para ver si nos capacitamos o no para ascender a la vida superior del cielo.
No venimos a vivir en vano. Venimos a cumplir con una ley y a someternos a una disciplina. Como seres humanos inteligentes y racionales, y como seres espirituales con poder para tomar decisiones y escoger entre el bien y el mal, si somos capaces de cumplir con las exigencias de Dios, no habremos vivido en vano. Habremos pasado la prueba y habremos sido aprobados para llegar a la presencia de Dios.
En esta prueba larga y dura que es la vida, quien nos ayuda es Jesucristo el Salvador. Él derramó su sangre en la cruz para redimirnos del pecado y, si se lo permitimos, nos da de su Espíritu divino a fin de que tengamos el poder para vivir rectamente. Y quiere estar a nuestro lado cada día. Con Cristo, alcanzamos la victoria suprema. Por eso en la Biblia Dios nos pide: «Dame, hijo mío, tu corazón» (Proverbios 23:, 6).
¡Dejemos un recuerdo de amor y de fe en nuestro peregrinaje terrenal!

 
La esposa de Dios. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

La esposa de Dios.

Autor:
Fuente: www.mensajespanyvida.org

Es un frío día de diciembre en la ciudad de Nueva York. Un jovencito de unos 10 años estaba parado, descalzo, ante una tienda de zapatos en Broadway, asomándose al escaparate, y temblando de frío.

Una dama se acercó al muchacho y le dijo: "Mi jovencito, ¿qué es lo que miras con tanta insistencia en el escaparate?

"Le estaba pidiendo a Dios que me diese un par de zapatos", fue la respuesta del muchacho.

La dama lo tomó de la mano y entraron a la tienda, le pidió al vendedor que trajese una media docena de calcetines para el muchacho. Entonces, le preguntó si podía conseguirle una vasija con agua y una toalla.
Él se las trajo rápidamente. Ella se llevó al muchacho a la parte trasera de la tienda y, quitándose sus guantes, se arrodilló, lavó sus piecitos y los secó con la toalla.

Para entonces, el vendedor había regresado con los calcetines.

Colocando un par en los pies del muchacho, entonces ella le compró un par de zapatos, y atando el resto de los pares de calcetines, se los entregó. Le dio una palmadita en la cabeza y le dijo: "No hay duda, mi amiguito, te sentirás más cómodo ahora".

Al salir, el asombrado muchacho le tomó la mano y, mirándola al rostro, con lágrimas en sus ojos, le contestó con estas palabras: "¿Es usted la esposa de Dios?"

Desconocemos el Autor

No hay duda que cuando somos compasivos nos parecemos a Dios, porque Dios es Compasivo. Extendemos nuestra mano amiga y tierna no sólo en Diciembre, sino todo el año.

Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.
Mateo 5, 16.

Y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su compasión, como está escrito: "Por eso te alabaré entre las naciones; cantaré himnos a tu nombre."
Romanos 15, 9.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 5 de 76

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site