Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Otros temas.
Dame tu fuerza. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

Autor: Perla Mar 
Fuente:

Padre,
haz que mis ojos vean lo que Tú ves
Haz que mis oídos oigan el estruendo de tu voz
en las ondas de lo creado.
Haz que mi hablar sea un baño de palabras de néctar
que se viertan sobre gente que está presa de amargura.
Haz que mis labios sólo canten los cantos de tu amor y tu alegría.

Padre amado,
realiza por medio de mí la obra de la verdad.
Ten mis manos ocupadas en servir a todas las personas.
Haz que mi voz esparza de continuo
semillas de amor para Ti
en esta tierra en que la gente te busca.
Haz que mis pies avancen siempre
por el camino de la justicia.
Guíame de mi ignorancia a tu luz.

Padre, mueve mi corazón
y hazme sentir simpatía por todas las criaturas vivientes.
Que tu Palabra sea el Maestro de la mía.
Piensa con mis pensamientos,
porque mis pensamientos son tus pensamientos,
mi mano es tu mano,
mis pies son tus pies,
mi vida es tu fuerza
para luchar por la justicia, social y personal.

 
Nada cambia mi amor por ti PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Reflexiones - Otros temas.

Autor:

Fuente: www.mensajespanyvida.org

Cuenta la historia de que el hombre que iba a clavar a Jesús en el   madero quedó asombrado de que en vez de tomar la mano de Jesús y  forzarla para clavarla la estaba dando sin ningún tipo de oposición,  con mucho gusto. La historia recuerda que Jesús le decía, "tú no me

fuerzas la mano, yo la doy, tu no me matas, yo doy mi vida". Esto trae a mi memoria que en mi niñez siempre escuchaba o me decían,  "dime cuanto me quieres y te daré algo, o si te portas bien te voy a  querer mucho".

Algo que aprendí hace mucho tiempo, es que si el amor lo tienes que  mendigar no es amor, es interés. El amor es una donación, en tí está  si tu familia te quita el tiempo o lo donas, en ti esta si Dios te  quita el tiempo o lo donas.

Es increíble cuántos de nosotros siempre esperamos el amor con  condiciones, que si haces algo demasiado grande en contra mío, ya el  amor cambia, no te quiero más. Si haces eso por mi te quiero mucho  para siempre. ¡Qué amor más increíble nos ofrece Dios!, un amor  incondicional, que te dice, "hagas lo que hagas te voy a querer, mi  misericordia arde como fuego cuando en ti hay pecado. Es Él quien nos  busca, no somos nosotros lo que lo buscamos primero.

Me imagino qué tan bien estaba el mismo Jesús en el cielo cuando tuvo  que pensar que ama al mundo, y que la única forma de salvarlos era  viviendo con ellos, comiendo con ellos, siendo esclavo, conociendo la  misma miseria humana por amor, porque además de querer salvarnos de la miseria del pecado, tenía tantísimo amor que vivió lo más pobre  posible, no tenía ni a dónde nacer, ni qué comer, ni siquiera a donde  colocar la cabeza para dormir, murió de la forma mas criminal, porque  quería conocer lo que vivimos a diario, lo que sentimos en nuestras  vidas.

Todo esto pasó porque su amor fue incondicional, nada lo hacía  cambiar, aunque podía cambiar el rumbo, no lo hizo, porque nos ama.

Una de las cosas que más me ha costado en mi vida personal fue tener

un papá incondicional, que hagas lo que hagas, su amor no se mueve ni  un centímetro. Un amor que aunque lo ofendas no cambia, te ama igual.

¡Cómo nos cuesta amar de verdad!, pero amar de verdad hasta que duela  como nos enseña la Madre Teresa de Calcuta, porque si el amor no causa  dolor no es amor, porque cuando se ama de verdad se sufre.

 

Sé que es duro, tal vez la imagen de nuestro padre no haya sido la mas  clara o parecida a la de Dios, y nos cueste demasiado entender eso de  un amor incondicional, más cuando tuvimos una niñez muy abrupta con la  figura paterna; tratemos de amar a los que están cerca de nosotros, y  aún aquellos que nos odian y nos rechazan.

 

No podrían imaginarme a Dios dejando de amarnos por ser nosotros  pecadores, no seria Dios. Termino con una frase muy personal “hagas lo  que hagas mi amor por ti no va a cambiar nunca”. Nadie nos ama como él.

 

 

 
Una gran lección. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

Una gran lección.

Autor: Omar A. Jiménez Castro.

Fuente: www.mensajespanyvida.org

Para el primero de Enero mi familia postiza como son Los Vega como cariñosamente los llamo, nos fuimos a un lugar algo alejado y bien remoto en donde solamente se podía con un automóvil alto.  Aparte de ellos había una señora mayor que no era de la familia sino dueña de la cabaña donde nos alojamos. Momentos antes estaba feliz de estar ahí. Luego sin decir una sola palabra comenzó a desmayarse varias a veces y volvía y en la última creímos que sería la final, incluso pensamos que podría estar en riesgo su vida.

No se imaginan el susto para su familia y todos nosotros. Unos lloraban, gritaban en fin un caos. En segundos esta la señora estuvo tan cerquita de morirse...

Al final de la actividad, nos reunimos ya toda la familia y reflexionamos, ese día Dios nos había permitido tener un día hermoso y sin darnos cuenta nos tenía una gran lección.

Con mis hermanos reflexionamos en esos momentos que en cualquier momento podemos estar al filo de la muerte, y de nada vale tanta vanidad, las joyas, los tesoros a los que tanto nos hemos apegado. No hablemos de lo material, sino de nuestra poca humildad, de nuestra poca atención a nuestros semejantes.

Ojala Dios nos permita tener un corazón demasiado grande para poder ayudar a tanta gente y lleno de humildad.

Ese día comprendimos qué tan poco estamos listos para morir. A mí me daría miedo tener que morir sin estar haciendo lo que tanto Él anhela que haga.

En cierta ocasión estaba con una amiga y delante nuestro pasaba un funeral, y lo llamativo fue que en ese funeral había 10 personas o menos. Yo le hacía la broma a ella que seguro lo querían demasiado o fue tan bueno que tenga tan poca presencia en su despedida.

Desconozco las razones de tan poca asistencia, pero mis hermanos, ojalá que cuando nos llame el Señor podamos estar listos, y nos hayamos desgastados lo suficiente por la gente y que nos recuerden por lo mucho que hicimos por ellos. Y no pasar como una simple maceta de patio que no se movió ni hizo nada más.

 

 
Más cerca de lo que crees. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

Más cerca de lo que crees.

Autor:
Fuente: www.mensajespanyvida.org


Cuando te levantas y te sientes vacío, Dios está mas cerca de lo que crees...

Cuando tu vida pasa y crees que nadie se acuerda de ti, Dios está mas cerca de lo que crees...

Cuando te acuestes sin ninguna razón aparente para desear vivir, Dios está mas cerca de lo que crees...

Cuando ves una bella frase o una oración y crees que es para otros, Dios está mas cerca de lo que crees...

Pues cuando mas te alejas de Dios, El aumenta su presencia en tu vida para que a pesar de tus problemas, dificultades, faltas o errores, sientas un llamado en tu corazón como un faro en medio de la tormenta, el cual te recuerda que Dios está mas cerca de lo que crees...

Dios no es un sentimiento, es una convicción y aunque no lo sientas, aunque ya no puedas, aunque no veas mas que tormenta sigue adelante. Y puedes estar seguro de que siempre estará contigo.

 
La providencia de Dios. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

La providencia de Dios.

Autor:
Fuente: www.mensajespanyvida.org

La providencia de Dios es el cuidado y solicitud que Dios tiene sobre todas sus criaturas, procurándoles todo lo que necesitan.

El Catecismo de la Iglesia Católica dice que la solicitud de la divina providencia… tiene cuidado de todo, desde las cosas más pequeñas hasta los más grandes acontecimientos del mundo y de la historia (Cat 303). Pero Dios no da solamente a sus criaturas la existencia, les da también la dignidad de actuar por sí mismas, de ser causas y principios unas de otras y de cooperar así a la realización de su designio. (Cat 306).

Los hombres, cooperadores a menudo inconscientes de la voluntad divina, pueden entrar libremente en el plan divino no sólo por sus acciones y oraciones, sino también por sus sufrimientos. Entonces, llegan a ser plenamente colaboradores de Dios y de su Reino (Cat 307). Especialmente, la oración cristiana es cooperación con su providencia y su designio de amor hacia los hombres (Cat 2738).

La providencia de Dios es el amor de Dios en acción. Por eso, lo que ocurre en nuestra vida no es fatalismo determinado por el curso de los astros o de las estrellas como dice la astrología. La vida del hombre no depende de un destino ciego o de la casualidad. No estamos abandonados a nuestra suerte por un creador que se ha olvidado de nosotros; sino todo lo contrario, nos guía con amor en cada uno de nuestros pasos, como un Padre, que vigila los pasos vacilantes de su hijo pequeño.

Felizmente para nosotros, el amor y la misericordia de Dios es más grande que nuestros errores y pecados, y siempre nos da la oportunidad de rectificar el camino. Pero debemos entender que Dios no es un dictador despiadado, que nos obliga a seguir su camino a buenas o a malas. Dios quiere el amor de sus criaturas y el amor sólo es válido, cuando se ama en libertad. Ciertamente, Dios es omnipotente, pero su omnipotencia no es para destruir y matar, sino para construir, amar y hacer felices a los hombres. Su omnipotencia es omnipotencia de amor y sólo puede hacer lo que le inspire su amor hacia los hombres.

Hablar, pues, de la providencia de Dios significa hablar del amor de Dios. Creer en su amor significa creer que tiene el control de todos los detalles que nos suceden y de todo lo que pasa en el universo entero. Sí, Dios rige los astros del firmamento, guía el curso de los planetas y controla la rotación de la tierra.

Vela sobre la hormiga que trabaja en su granero, cuida a los insectos que pululan por el aire y sobre cada gota de agua del océano. Ninguna hoja de árbol se agita sin su permiso, ni una brizna de hierba muere sin Él saberlo, ni los granos de arena movidos por el viento. Vela con solicitud sobre las aves y los lirios del campo. En una palabra, creer en su amor providente significa creer que Él cuida de los pasos de cada estrella, de cada ser humano, de cada átomo…, porque su amor omnipotente mueve y da vida a todo lo que existe.

Por eso mismo, hablar de providencia es hablar de seguridad y de tranquilidad existencial, sabiendo que alguien todopoderoso vela sobre nosotros. Y que, por tanto, ningún enemigo, por poderoso que sea, y ninguna fuerza maligna puede hacernos daño, porque nuestro Padre Dios está siempre vigilante. Y, si permite que nos sucedan cosas negativas y que nos toque alguna fuerza del mal, lo hace por nuestro bien.

Santa Teresita del Niño Jesús habla de la providencia de Dios con relación a las distintas vocaciones y dice: Durante mucho tiempo estuve preguntándome a mí misma por qué Dios tenía preferencias, por qué no todas las almas recibían las gracias con igual medida... Me preguntaba por qué los pobres salvajes, por ejemplo, morían en gran número sin haber oído siquiera pronunciar el nombre de Dios... Jesús se dignó instruirme acerca de este misterio. Puso ante mis ojos el libro de la naturaleza y comprendí que todas las flores creadas por él son bellas, que el brillo de la rosa y la blancura de la azucena no le quitan a la diminuta violeta su aroma ni a la margarita su encantadora sencillez... Comprendí que, si todas las flores pequeñas quisieran ser rosas, la naturaleza perdería su gala primaveral, los campos ya no estarían esmaltados de florecillas... Lo mismo acontece en el mundo de las almas, que es el jardín de Jesús. Él ha querido crear santos grandes, que pueden compararse a las azucenas y a las rosas; pero ha creado también otros más pequeños, y éstos han de contentarse con ser margaritas o violetas, destinadas a recrearle los ojos a Dios, cuando mira al suelo. La perfección consiste en hacer su voluntad, en ser lo que Él quiere que seamos .

La providencia de Dios se ocupa de cada flor del campo y de cada alma en particular, como si no hubiera nadie más en el universo. Todo su amor es para cada uno y vela por cada uno en particular. Podríamos decir que la providencia de Dios dirige a todos y cada uno hacia el amor. Somos flores de jardín de Dios, luces de su divino resplandor, hijos de su gran familia, herederos de su reino, y nos ama a cada uno con todo su infinito amor.

" Dios te salve María, Madre de Jesús, me confío a Ti."

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 3 de 76

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site