Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Otros temas.
En bicicleta con Dios. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

En bicicleta con Dios.


Autor: desconocido.
Fuente: 

Al principio veía a Dios como el que me observaba, como un juez que llevaba cuenta de lo que hacía mal, como para ver si merecía el cielo o el infierno cuando muriera. Era como un presidente, reconocía su foto cuando la veía, pero realmente no lo conocía.

Pero luego reconocí a mi Salvador; parecía como si la vida fuera un viaje en bicicleta, pero era una bici de dos, y noté que Dios viajaba atrás y me ayudaba a pedalear.

No sé cuando sucedió, no me di cuenta cuando fue, que Él sugirió que cambiáramos lugares, lo que sí se es que mi vida no ha sido la misma desde entonces.

Mi vida con Dios es muy emocionante. Cuando yo tenía el control, yo sabía a donde iba. Era un tanto aburrido, pero predecible. Era la distancia más corta entre dos puntos. Pero cuando Él tomó el liderazgo, Él conocía otros caminos, caminos diferentes, hermosos, por las montañas, a través de lugares con paisajes, velocidades increíbles. Lo único que podía hacer era sostenerme; aunque pareciera una locura, Él sólo me decía: "¡Pedalea!"

Me preocupaba y ansiosamente le preguntaba, "¿A dónde me llevas?" Él sólo sonreía y no me contestaba, así que comencé a confiar en Él. Me olvidé de mi aburrida vida y comencé una aventura, y cuando yo decía "estoy asustado", Él se inclinaba un poco para atrás y tocaba mi mano.

Él me llevó a conocer gente con dones, dones de compartir y aceptación, Ellos me dieron esos dones para llevarlos en mi viaje; nuestro viaje, de Dios y mío.

Y allá íbamos otra vez. Él me dijo: "Comparte estos dones, dalos a la gente, son sobrepeso, mucho peso extra". Y así lo hice... a la gente que conocimos, encontré que en el dar yo recibía y mi carga era ligera.

No confié mucho en Él al principio, en darle el control de mi vida. Pensé que la echaría a perder, pero Él conocía cosas que yo no sabía acerca de andar en bici... secretos. Él sabía como doblar para dar vueltas cerradas, brincar para librar obstáculos llenos de piedras, inclusive volar para evitar horribles caminos.
Y ahora estoy aprendiendo a callar y pedalear por los más extraños lugares. Estoy aprendiendo a disfrutar de la vista y de la suave brisa en mi cara y sobre todo de la increíble y deliciosa compañía de mi Dios.

Y cuando estoy seguro que ya no puedo más, Él sólo sonríe y me dice: "¡Pedalea!"

 
¡Algo tenemos que hacer! PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

¡Algo tenemos que hacer!     

Autor:
Fuente: www..reinadelcielo.org


La palabra Amor ha sido secuestrada.
Los medios y los poetas la usan a su antojo
la destrozan y hacen desfilar sin ropas
y ya ni siquiera la encuentro en estas calles desiertas.
¿Qué es lo que vamos a hacer?

La barca de Pedro, barca del Espíritu Santo
necesita tripulantes dispuestos
dispuestos a navegar el mundo, y dejar todo por El.
Pero si muchos tienen sus propios intereses
y caen bajo el abrazo de la vanidad y la ambición.
¿Qué es lo que vamos a hacer?

La inteligencia ha tomado el mundo por asalto.
Ha sacado a Dios de los altares
y en Su lugar ha dejado ciencias y teorías pretensiosas
que presumen de explicar y entender todo
y ridiculizan lo que no pueden comprender.
¿Qué es lo que vamos a hacer?

Muchos caminan por estas calles sin Dios.
Lo dejan a un lado y siguen su camino
golpeados como un boxeador derrotado
que se empeña en seguir probando su suerte.
¡Alguien les debe llevar consuelo y esperanza!
¿Qué es lo que vamos a hacer?

Pero hoy vi a Dios en mi corazón sonreír y llamarme.
El tenía las ropas de un mendigo
y la mirada de quien no tiene donde ir.
Me pidió le haga un lugar a mi lado
para descansar Sus Pies y sentir el calor de un amigo.
Lo vi tan triste que pensé
¿Qué es lo que vamos a hacer?

No quise hoy dejarme abatir, como tantas veces.
No quise hoy pensar que la derrota es inevitable.
No quise hoy ver el lado oscuro de las cosas.
No quise hoy llenarme de miedo y angustia.
No, no quise hoy hacer nada de eso
porque vi hoy la Mirada de Dios que me tendió la Mano
y mientras esperaba una respuesta me dijo
¡Algo tenemos que hacer!

 
Dame Señor. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 
Reflexiones - Otros temas.

Dame Señor.

Autor: Anónimo
Envió: Perla Mar


Dios, dame el día de hoy fe para seguir adelante,
Dame grandeza de espíritu para perdonar
Dame paciencia para comprender y esperar
Dame voluntad para no caer
Dame fuerza para levantarme si caído estoy
Dame amor para dar
Dame lo que necesito y no lo que quiero
Dame elocuencia para decir lo que debo decir
Haz que yo sea el mejor ejemplo para mis hijos
Haz que yo sea el mejor amigo de mis amigos
Haz de mi un instrumento de tu voluntad
Hazme fuerte para recibir los golpes que me da la vida
Déjame saber que es lo que tu quieres de mi
Déjame tu paz para que la comparta con quien no la tenga
Por ultimo, anda conmigo y déjame saber que así es.

 
Un sí a la alegría. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

Un sí a la alegría. 

Fuente: www.mensajespanyvida.org
Autor: Padre Marcelo Rivas Sánchez, colaborador.

Todos sabemos que un cristiano triste es un triste cristiano. Además, la alegría es de todos y para todos. Que esa alegría no simplemente sonreír, sino que muchas veces es silencio al estilo de María la Virgen que guardaba todo en su corazón y por eso pudo estar al pie de la cruz con alegría en el sufrir con esperanza. Decirle ¡SI! a la alegría es reconocer, aceptar y tratar naturalmente los acontecimientos diarios. Esto lo digo porque somos muchos que creemos que la alegría es ausencia de problemas y es todo lo contrario. Lo cotidiano de la vida, es decir, lo que hacemos todos los días tiene sus días grises, negros o llenos de luz. El resultado de la alegría es la satisfacción de haber vencido, de haber triunfado, haber saltado el obstáculo. Ese triunfo trajo esfuerzo, lágrimas, preocupaciones y al vencerlo o tenerlo produce esa sensación de alegría. A esta situación o condición es la que hoy me quiero referir. No a la carcajada alborotada y fuera del contexto real de la vida. Habrá que recordar al payaso Garrí. Hacía reír a todos, pero andaba triste por dentro.

El fundamento de la alegría es cada persona que sabe saborear y vivir el momento. En Psicología se llama Autoestima. Aquel valor o fuerza que se aguarda para los momentos difíciles. Recordemos: "Al mal tiempo buena cara" "Si por aquí llueve, por allá no escampa" "No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista" No son simples frases construidas por viejos, es la riqueza de una sociedad experimentada en las luchas alegres por vencer y salir adelante. No es mera palabrería que se va diciendo de una generación a otra. Son valores que vienen dados por el acontecer diario de muchas personas que en medio del sufrimiento y la lucha sonrieron y vencieron. Me atrevo a decir, categóricamente, que quien son tiene alegría ya está vencido. Por eso hay que tenerle pánico a una persona que no sonría. Muy peligroso.

El evangelista San Juan 15,11 nos dice: "Les digo todo esto para que estén contentos y para que la alegría sea total" Yo no me puedo imaginar a Jesús de Nazaret sin sentido del humor o a la Virgen María como una señora seca y rezando todo el día. Ellos tenían vida y la vida no es de cartón. Además, Dios se define como amor y un amor sin alegría deja de serlo, pues el condimento de los días es la alegría.
Digamos, pues, un ¡SI! a la alegría porque después de la tormenta la calma y después de esos nubarrones "Dios sobre todo" lo demás es rutina y repetición.

 
¿Buscas diamantes? PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

¿Buscas diamantes?

Autor:
Fuente: www.mensajespanyvida.org

Muchos años atrás en África del Sur, un hombre vendió su granja para poder pasar sus días en búsqueda de diamantes. Estaba sumergido en sueños para convertirse en un  hombre rico. Cuando por fin su salud y recursos se agotaron, y solo estuvo cerca de su fortuna el día que vendió su granja; se tiró a un río y murió ahogado.

Un día, el hombre que había comprado su granja, divisó una piedra de aspecto poco usual a orillas de la quebrada. La puso en el manto de la chimenea como tema de conversación. Un visitante notó la piedra y la examinó con detenimiento. Luego expresó en voz alta sus sospechas de que la piedra era en realidad un diamante. El granjero discreto, hizo que se analizara la piedra y se confirmó que era uno de los diamantes más grandes y finos que se hayan encontrado jamás.

Aún operando en forma confidencial, el granjero buscó en su quebrada, recolectando piedras similares. Todas eran diamantes. ¡De hecho, su granja estaba cubierta con diamantes que esperaban ser recogidos! La granja que el buscador de gemas había vendido terminó siendo uno de los depósitos de diamantes más ricos del mundo.

La lección de sabiduría se puede aprender a menudo en las relaciones y experiencias con las que tropezamos a diario. Pídele a Dios que te revele lo que necesitas saber para poder vivir la vida que él desea. Es posible que los recursos que necesites estén delante de ti.

Las modas van y vienen; la sabiduría y el carácter son para siempre.

Proverbios 23, 19
Escucha, hijo mío y sé sabio, y dirige tu corazón por el buen camino.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 10 de 76

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site