Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Otros temas.
La Vela que se Apaga. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

La Vela que se Apaga.

Autor: Anita Irigoyen
Fuente:

Se había ido la luz en el vecindario aquella noche, por lo que colocamos velas en algunos lugares estratégicos de la casa para poder movernos con algo de seguridad.

Me senté en el comedor, frente a una vela que, tras mucho uso anterior, parecía llegar al final de su existencia. La llama de la vela luchaba por mantenerse encendida. Al contemplar la endeble llamita, me puse a reflexionar que nuestras vidas, al llegarles su ocaso, son semejantes a aquella llamita.

Mi madre estaba sentada al otro extremo de la mesa, contando algunas anécdotas sobre sus incursiones evangelízadoras. Ella me compartía que, de unos años para acá, no permitía que persona alguna se le escapase sin que pudiera compartirle acerca de su amigo, Jesús.

Ella se había vuelto tenaz en lo que tenía que ver con su compromiso de fe. De hecho, en una ocasión, le enseñó a un loro suyo a predicar... de manera que, cada vez que el loro se sentía alegre, gritaba con una claridad impresionante: "Arrepiéntete, pecador; Cristo te ama".

La escuchaba reflexionar cómo había perdido tanto tiempo durante su juventud, permitiendo que la vida pasase sin mayor bendición ni para ella ni para los que la rodeaban. Concluyó: "¡No hay tiempo que perder!"

Mientras ella hablaba, la veía y no podía menos que comparar su testimonio con el de la llamita de la vela. Mi madre, al igual que la llamita, luchaba por mantenerse como bendición. Esta, por haberse consumido la parafina, aquella en medio de sus luchas contra la enfermedad y la debilidad propia de los años. Pero ambas decididas a no rendirse...

Mi madre está convencida que el Señor habrá de valorar su servicio, aunque insignificante para muchos hoy, del otro lado del cielo.

Sin importar cuánto de la vela de tu vida ya se ha consumido, atrevámonos a llevar adelante la honrosa labor de quien comparte la historia más grande jamás contada, la de Aquel que, siendo la luz del mundo, vino a sacarnos de la oscuridad del pecado para que, brillando para El, nos enfrentemos al futuro con la certeza de un trabajo bien hecho.

Anita Irigoyen

¿Sabías que tú eres también una vela? No dejes que se apague. Hay multitudes viviendo en tinieblas esperando que les compartas tu luz. NO dejes que tu vela se apague

¿Por qué no fui escondido como abortivo, como los pequeñitos que nunca vieron la luz? JOb 3, 16.


La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz. Mateo 6, 22.
Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor. Lucas 11, 36.

 
Nuestro miedo. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Reflexiones - Otros temas.

Nuestro miedo.
Autor:
Fuente: www.mensajespanyvida.org

Nuestro miedo más hondo no es ser ineptos.
Nuestro miedo más hondo es ser poderosos sin medida.
No es la oscuridad, sino la luz lo que más nos asusta.
Nos preguntamos, ¿quién soy yo para ser brillante, encantador, talentoso, fantástico?
Por el contrario, ¿quién eres tú para no serlo?
Eres hijo de Dios. Al fingirte poca cosa no sirves al mundo.
No hay iluminación en el reducirte a tal punto que otros se sientan inseguros juntos a ti.
Nacimos para hacer manifiesta la gloria de Dios que existe dentro de nosotros.
No sólo en algunos:
En todos.
Cuando permitimos que nuestra luz brille, inconscientemente autorizamos a otros a hacer lo mismo.
Cuando nos liberamos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros.
Dios no nos ha llamdo a vivir en miedo...sino a vivir en plena libertad y seguridad por su Espíritu.
___________________________
--No tengan miedo --les respondió Moisés--. Mantengan sus posiciones, que hoy mismo serán testigos de la salvación que el Señor realizará en favor de ustedes. A esos egipcios que hoy ven, ¡jamás volverán a verlos! Exodo 14, 13
No tengan miedo --les respondió Moisés--. Dios ha venido a ponerlos a prueba, para que sientan temor de él y no pequen. Exodo 20, 20

 
¿Por que el parabrisas es mas grande que el retrovisor? PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Reflexiones - Otros temas.

¿Por que el parabrisas es mas grande que el retrovisor?

Autor: Eunice Rodriguez
Fuente: www.mensajespanyvida.org

Una de las cosas que menos me gusta hacer, es ir a algún lugar y devolver o cambiar algún artículo que compré, verdaderamente me disgusta tener que hacer uso de las "Garantías".

En una ocasión al trabajar en una constructora mi jefe me pidió que fuera a una reconocida tienda a cambiar una cámara digital que no le había gustado, y como era mi jefe no me quedo más remedio que ir.

El me dio la cámara en su caja intacta y me dio un PAPELITO (garantía de compra) donde decía el precio de la misma y donde se estipulaba que si no estabas satisfecho totalmente con el producto que adquiriste o si algo no le funcionaba del todo tenías todo el derecho de ir a la tienda y cambiarlo por otro o de recuperar el importe que habías pagado por este.

Total que llegue a la tienda de artículos para oficina y papelería en general (muy grande por cierto y reconocida internacionalmente) y me acerque a un mostrador que decía cambios y/o devoluciones, yo aún con un poco de pena me acerque al mostrador y apenas iba a decirle al joven lo que acontecía, cuando el casi me arrebato la palabra y me dijo: ¿Va a devolver ese articulo? ¿Trae su nota de compra?...¿quiere otro o desea que le reembolsemos su dinero?...

La verdad casi me quede muda..yo ya llevaba preparada toda una historia para casi hacer llora al joven y persuadirlo de que me la cambiara, pero no fué necesario, la tienda no iba a comprometer su "NOMBRE" ni su prestigio de años por una simple cámara, así que tome el dinero que me reembolsaron y salí de la tienda feliz!

De igual manera ocurre con Dios, El nos ha dejado varios PAPELITOS de garantía que van respaldados por SU PALABRA es decir que llevan el sello de SU PERSONALIDAD, y El no comprometerá su esencia, ni Su prestigio de años (una eternidad para ser exactos) así que si El nos prometió algo, no dudes! él lo cumplirá y si estamos dudosos alguna vez solo vayamos y veamos la garantía que nos dejo, y así podremos decirle: Tú lo dijiste, así que se, que lo cumplirás.


He aquí algunas de sus promesas:

Juan 14
27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Juan 16
33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Salmos 50
15 invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.

Mateo 11
28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Filipenses 4
19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Mateo 28
20 he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

 
El Ratoncito Optimista. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Otros temas.

El Ratoncito Optimista.

Autor:
Fuente: www.mensajespanyvida.org

Dos ratoncitos, uno optimista y otro pesimista, cayeron al mismo tiempo en dos vasijas que contenían leche. El ratoncito pesimista dice: "No puedo salir de este cacharro, porque las paredes son muy lisas. No puedo respirar en la leche, voy a asfixiarme, estoy perdido." Y, en efecto, se asfixia y muere.

El ratoncito optimista no sabe tampoco qué hacer; pero como es optimista trata de hacer algo y se agita en todos sentidos. Como se está moviendo continuamente, bate la leche con tanto vigor que ésta se transforma en mantequilla. El ratoncito entonces se sienta sobre la mantequilla y puede respirar libremente.

Esto prueba que quien posee un carácter optimista hace siempre algo, aun cuando no sepa qué hacer para salir en una situación difícil; pero sigue luchando y confiando en Dios y él es poderoso para hacernos "más que vencedores."

Romanos 8, 37
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Romanos 12, 11
En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor;

Romanos 13, 11
Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.

Romanos 8, 28
Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

 
La lengua del mal amigo. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Reflexiones - Otros temas.

La lengua del mal amigo.

Autor: Carlos Rey.

Fuente:

El niño tenía muy mal genio, así que su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que perdiera los estribos debía introducir un clavo en la cerca del patio de la casa. ¡El primer día el niño clavó treinta y siete clavos en la cerca! Pero poco a poco fue calmándose al descubrir que era mucho más fácil controlar ese mal genio que meter los clavos en la cerca.

Por fin llegó el día en que el muchacho ya no perdía los estribos fácilmente. Cuando fue a comunicárselo a su padre, éste le sugirió que por cada día que tuviera éxito controlando su carácter, sacara un clavo de la cerca.

Con el paso de los días el joven pudo finalmente informarle a su padre que ya había sacado todos los clavos de la cerca. Ante esto, el padre lo llevó de la mano a la cerca del patio y le dijo: «Mira, hijo, has hecho bien. Pero ahora quiero que te fijes en todos los agujeros que quedaron en la cerca. Esta cerca jamás volverá a ser la misma de antes. Cuando dices o haces cosas con enojo, dejas una cicatriz como este agujero en la cerca. Es como meterle un cuchillo a una persona.

Aunque lo vuelvas a sacar, no puedes hacer que desaparezca la herida, pues queda la cicatriz. No importa cuántas veces pidas perdón, la herida permanece y la cicatriz la acompaña. Y una herida física es igual de grave que una herida verbal. Los amigos son verdaderas joyas a quienes hay que valorar. Te apoyan y te animan a mejorar, te escuchan y te dan palabras de aliento. Siempre tienen el corazón dispuesto a recibirte. Por eso, trata a tus amigos de tal manera que no tengas que lamentar el haberlos herido con tus palabras.»

Aquel padre tenía toda la razón. Cuando herimos a otros con nuestras palabras, podemos pedirles perdón, pero siempre queda el recuerdo. No podemos exigirles que jamás vuelvan a acordarse de esas palabras tajantes. De ahí el refrán que dice: «La lengua del mal amigo más corta que el cuchillo.» Es por eso que en la lección que el padre le dio a su hijo, se concentró en la relación que tenemos con nuestros amigos. Esa relación es como una hermosa planta que debemos cultivar, no sea que la descuidemos y destruyamos.

Más vale que sigamos el consejo del sabio Salomón. «El que refrena su boca y su lengua se libra de muchas angustias»,1 afirma el proverbista, mientras que «el ligero de labios provoca su ruina».2 Porque así como insinúa el refrán: «El charlatán hiere con la lengua como con una espada».3

Hoy más que nunca es difícil hallar un buen amigo. Sin embargo, corremos el riesgo de perderlo por simple descuido. ¿Por qué no determinamos ser buenos amigos nosotros mismos? Resolvamos evitar a toda costa pronunciar a la ligera cualquier palabra que pueda herir a un amigo. Así no tendremos que desclavar palabras que han de dejar cicatrices desagradables.

 

1.- Pr 21, 23

2.- Pr 13, 3

3.- Pr 12, 18

 

 

 

 

 

 

 

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 6 de 76

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site