Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Adviento.
Menú de Adviento...Agradable a Dios. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 15
MaloBueno 
Reflexiones - Adviento.

Menú de Adviento...Agradable a Dios.

Autor: P. Marcelo Rivas. 
Fuente: www.mensajespanyvida.org

Tener a mano.

  • Abrelatas, para abrir corazones endurecidos
  • Cuchillo para cortar vicios
  • Destapador, para destapar atoros en las relaciones familiares
  • Colador, para pasar por alto las ofensas y purificar intenciones
  • Mandil, para los casados.
Abstenerse.
  • Abstenerse de comer prójimo (chismes, murmuraciones)
  • Bajarle al condimento del desquite
  • Evitar consumir grasas de egoísmo
  • El Vinagre, pone de mal genio
  • Lavar el corazón muy bien, evitará el cólera, evitar los picantes para no enchilarse y maldecir
  • Evitar el camarón que adormece la conciencia (Camarón que se duerme se lo lleva la corriente)
  • No tomar helados que congelen el afecto
Menú Recomendado.
  • Como platillo fuerte. Exquisita caridad con el prójimo
  • Caldo de atención a desamparados y enfermos
  • Ensalada de detalles de cariño para los suyos
  • Pan abundante para convidar al hambriento
  • Vino de alegría para los tristes y desanimados
  • Sopa de letras para escribir a los seres queridos
  • Sopa de zanahorias para ver con buenos ojos a los demás
  • Pan bendito para los afligidos (las penas con pan, son menos)
De Postre recomendamos.
  • Peritas dulces, para ser buena persona
  • Tuna para tapar, los defectos de los otros.
  • Yogurt de guayaba para repetir...los gestos de perdón.
  • Naranjas dulces y limón partido" dame una abrazo que yo te pido"
  • Abrazar y besar a sus seres queridos.
  • Y no olvide... Donde come uno, comen dos y échele siempre mas agua a los frijoles...Comparte tu vida con los demás
  • Finalmente el chef celestial recomienda sobre todo el alimento espiritual.
  • "El que come Mi Carne y bebe Mi Sangre, tiene Vida Eterna"

 

 
¿Habrá lugar esta Navidad? PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Adviento.

¿Habrá lugar esta Navidad?

Autor:
Mariano Martín Castagneto
Fuente: conoce.com

Hace más de dos mil años, una joven María y un paternal José buscaban refugio para recibir en la tierra a quien salvaría al mundo de su condena eterna. El Salvador, aquel que no hizo más que pasar desapercibido por entre las glorias del mundo, no encontró un lugar digno donde nacer y tampoco lo encontraría al morir. Un José desesperado golpeando puertas y corazones, y como respuesta, frialdad, ignorancia y desinterés.

La Virgen María dio a luz al pequeño en un sucio establo, pero reluciente de fe, optimismo y esperanza, que embellecieron el cuadro lamentable de la ingratitud humana. Los Reyes Magos, venidos de lejos en tiempo y lugar, ofrecen su humilde bálsamo de ternura. Allí se acercan los pastores, los niños.

Hoy, cerca ya de una nueva Navidad, de un nuevo nacimiento, Jesús vuelve a encontrar cerradas muchas puertas. Pese a que golpea insistente pero suavemente los corazones corrompidos por la riqueza, la ambición y la gloria, no recibe más que bofetadas hechas de pecados, de omisiones y de culpas no resueltas.

El Niño rompe en llanto y se aloja en los sueños de los humildes, de los que realmente esperan todo de El. El Niño duerme en los brazos de los que confían en sus lágrimas de vida, se acurruca junto a aquellos que le han abierto su corazón de par en par. No quiere regalos, sólo la entrega generosa de las dificultades de cada día ofrecidas con amor.

El Niño busca, pero pocas veces encuentra. Su mirada dulce y transparente encuentra poco eco en la gente de hoy. El Niño está perdido cuando contempla que se lo reemplaza con miles de regalos, gastos inauditos y actitudes paganas por doquier.

Tal vez se preguntará: ¿alguien sabe qué es la Navidad?

Se han olvidado de regalarle algo al homenajeado. Al fin y al cabo, es quien merece toda la atención y dedicación. Pero, aunque parezca increíble y curioso, es el único caso en el que quien cumple años pasa absolutamente a segundo plano. El lugar de honor lo ocupan las vacaciones del 25, los regalos desmedidos y escandalosos, las grandes y fastuosas comidas sin control...

Ya nadie recuerda quien cumple años hoy. No existe sobre la tierra un hombre o una mujer que celebre un año más y pase desapercibido por sus seres queridos. Increíblemente, quien debiera ser destino del más grande homenaje, pasa, una vez más, oculto entre las miserias de los hombres.

Pero por suerte, muchos festejan de verdad. Han decidido regalarle al Niño lo mejor de ellos, un regalo bien personal: la pelota de fútbol por un gesto de amor con el inoportuno; la heladera con cuatro niveles de frío por una sonrisa cuando el agotamiento intenta ganar la pulseada; el equipo de música por el brazo tendido a quien más lo necesita; el viaje alrededor del mundo por el trabajo bien hecho y terminado.

¿Qué regalarán al Niño esta Navidad? ¿Habrá lugar para El?

 
La adoración de los Magos. PDF Imprimir E-mail
Reflexiones - Adviento.

La adoración de los Magos.

Autor:
P. Fintan Kelly

1. El seguimiento de Cristo significa dejar algo y buscar algo.

Como todo movimiento el seguimiento de Cristo implica un punto de partida y un punto de llegada. Para hacerlo hay que dejar algo y tender hacia algo. Es responder en la fe al llamado de Dios. El episodio de los Magos ha sido el paradigma de la fe. La fe nos lleva a dejar algo atrás para buscar el ideal. Es como el barco que debe dejar el puerto para poder atravesar el mar y llegar a su destino.

Los Magos eran sabios de oriente, tal vez de Arabia. Allí había muchos estudiosos de diferentes materias: la medicina, la agricultura, la astronomía... Se ve, por el relato evangélico, que estos Magos estudiaban las estrellas. Seguramente fueron estimados por los otros estudiosos y vivían una vida acomodada y holgada. Todo esto resalta el mérito de estos hombres, pues, dejaron todo para seguir una estrella incierta, una señal vaga, un signo borroso. En el firmamento que cubría la tierra árabe, había muchas estrellas. Sin embargo, los Magos se fijaron en una solamente. Así es la dinámica de la fe: es una preferencia por la Palabra de Dios entre muchas otras palabras que uno podría aceptar.

No hay duda de que la noche de cada uno de nosotros está poblada de muchas estrellas. Tenemos muchas posibilidades, muchos ideales que nos totalizan. Dios, con su Revelación, nos interpela como un día lo hizo con Abrahám, como lo hizo con los profetas, como lo hizo con María y San José...

La fe siempre es una opción y ésta a veces cuesta, pues hay que dejar a un lado nuestro racionalismo y nuestra sed de seguridades humanas. No nos gusta nadar en las aguas profundas porque preferimos tener unas agarraderas. En la vida espiritual la única agarradera es la veracidad y fidelidad de Dios.

Para mí creer es lanzarme en la oscuridad de la noche, siguiendo una estrella que un día vi, aunque no sepa a dónde me va a llevar. Para mí creer es sobrellevar con alegría las confusiones, las sorpresas, las fatigas y los sobresaltos de mi fidelidad. Para mí creer es fiarme de Dios y confiar en Él.

2. La fe se templa con las dificultades

Para templar una espada hay que meterla en el fuego. La fe también se forja en la tribulación. Hay gente que quiere tener una fe gigante, pero sin chamuscarse. Es como el atleta que quiere ganar la carrera, pero sin entrenarse, sin sufrir, sin lastimarse nunca.

La fe es un camino hermoso tapizado de rosas que están llenas de espinas. Los Magos tuvieron una experiencia profunda de la fe. Podemos imaginarlos llegando a un oasis para cargar provisiones y agua. Seguramente les vino a la mente la posibilidad de desistir. Tal vez en sus noches fueron visitados por sueños que les acosaban como fantasmas. El recuerdo de las burlas de sus compatriotas, el escepticismo de sus compañeros de estudios les perseguía. Hubo momentos de titubeos, de incertidumbre, de duda...

Sin embargo, siempre venció su fe. De hecho, su brújula no era tanto el astro luminoso en la bóveda de la noche, sino la luz de su fe encendida en sus almas.

En nuestros momentos de dificultad, también tiene que prevalecer la luz de la fe. Creer cuando todo va viento en popa es fácil; creer cuando el temporal de la adversidad choca cruelmente contra nuestra pequeña embarcación es más difícil. Pero, esto es lo que nos hace gigantes en la fe. Nunca ha existido un santo sin una fe probada, como nunca ha existido un atleta que haya tenido éxito sin esforzarse en los momentos de desánimo.

Este mundo es como un gran gimnasio en el cual, el cristiano tiene que ejercitarse en la fe: un día puede ser la penuria económica, otro día el sufrir el látigo cruel de la maledicencia propagada por nuestro mejor amigo, otro día el desamor de un ser querido...

3. La fe nos exige ver a Dios en las cosas sencillas

Después de viajar muchos kilómetros, los Magos encontraron al Rey de los Judíos, el Salvador del mundo, el Rey de reyes, envuelto en pañales y acostado en un pesebre, en una cueva de una aldea de mala muerte, fuera de la ciudad de Jerusalén.

Era suficiente para obligar al corazón bajar a los pies. Sin embargo, lo aceptaron plenamente: se arrodillaron delante de Él. Vieron a Dios en un bebé que lloraba.

El Catecismo nos habla del sentido de la Epifanía (manifestación de Cristo) en el n.528:

La epifanía es la manifestación de Jesús como Mesías de Israel, Hijo de Dios y Salvador del mundo. Con el bautismo de Jesús en el Jordán y las bodas de Caná, la epifanía celebra la adoración de Jesús por unos "magos" venidos de Oriente. En estos "magos", representantes de religiones paganas de pueblos vecinos, el Evangelio ve las primicias de las naciones que acogen, por la encarnación, la Buena Nueva de la salvación.

Un día alguien dijo a un amigo que había encontrado el teléfono de Dios. El amigo se sorprendió y muy irónicamente le preguntó cual era. Recibió una respuesta sublime: el teléfono de Dios es la fe.

Con la fe puede uno "conectarse" con Dios en cualquier momento. Al contemplar la belleza de la naturaleza, el estruendo del mar, la brisa entre los árboles... se puede ver a Dios si uno tiene fe.

También se le puede ver en el sacerdote que se sienta en el confesionario para escuchar nuestra miseria moral y darnos con seguridad el perdón de Dios. Con la fe se ve a Cristo presente en el Pan sagrado, en las manos del ministro en la Misa. La fe permite ver a Cristo en su Vicario en la tierra, el Santo Padre....

La fe abre horizontes y nos hace ver más lejos de lo que podríamos con la sola luz de la razón. Nuestra pobre razón es como el ojo desnudo que sólo ve un poco del universo al contemplar las estrellas que desfilan delante de él en la noche clara. Pero con un telescopio potente se puede penetrar en los espacios siderales y descubrir mundos nuevos. Así es la fe para un creyente: es un nuevo ojo para ver. En lo que parece sólo un trozo de pan le permite ver el Cuerpo de Cristo; en el vagabundo que toca a la puerta pidiendo una ayuda le revela la presencia del Cristo Místico; en el jefe enojón que da un mandato, la manifestación de la Voluntad de Dios...

4. El mejor don de los Magos fue su fe

Impresiona el regalo costoso del oro, incienso y mirra. Pero más impresionante todavía fue la fe, tamaño gigante, de estos hombres. Aquel día cuando los Magos se acercaron a la cueva de Belén y pidieron permiso para traspasar el dintel más pobre que habían visto en su vida, los papás del Niño accedieron a la petición de personas tan ilustres. Se maravillaron al verlos caer al suelo, manchar su ropa, e inclinar la cabeza delante del Bebé.

Cuando nosotros lleguemos al Cielo, ciertamente no vamos a entrar con unos lingotes de oro, una caja de incienso y un bote de mirra. Lo que vamos a llevar va a ser, como dijo San Pablo, nuestra fe, esperanza y caridad.

No juzguemos el valor de nuestra vida por las cosas que tenemos o las obras que hacemos. Lo que es la fe y el amor con que obramos eso es lo que vale delante de Dios. Mejor ir pobre al Cielo que rico al Infierno; mejor ir analfabeta al Cielo que con un doctorado al Infierno. Desde un punto de vista espiritual, el valor de los Magos no era el tamaño de sus dones materiales, sino la medida de su fe.

Unas preguntas

1. ¿Cómo es nuestra fe? ¿lánguida? ¿depende de como nos sentimos? ¿una fe fuerte?

2. ¿Si la fe exige dejar algo para seguir más de cerca a Cristo, ¿qué nos está pidiendo Cristo que dejemos?

3. ¿Está nuestra fe basada en la Palabra de Dios o en una serie de sentimientos movedizos?

 
Esta noche te visitara Jesús. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Reflexiones - Adviento.

Esta noche te visitara Jesús.

Autor:
Fuente:
www.mensajespanyvida.org

Era la noche de navidad. Un ángel se apareció a una familia de dinero y le dijo a la dueña de la casa:
"Te traigo una buena noticia: Esta noche el Señor Jesús vendrá a visitar tu casa."

La señora quedó entusiasmada. Nunca había creído que en su casa sucediese este milagro. Trató de preparar una cena excelente para recibir a Jesús. Encargó pavos, conservas y vinos importados.

De repente sonó el timbre. Era una mujer mal vestida, de rostro sufrido, con el vientre hinchado por un embarazo muy adelantado.

"Señora ¿no tendrá algún trabajo para darme? Estoy embarazada y tengo mucha necesidad del trabajo."

"¡Pero esta no es hora de molestar! Vuelva otro día", respondió la dueña de la casa. "Ahora estoy muy ocupada con la cena para una importante visita."

Poco después, un hombre, sucio de grasa, llamó a la puerta.

"Señora, mi camión se ha arruinado aquí en la esquina. ¿Por casualidad no tendría usted una caja de herramientas que me pueda prestar?"

La señora, ocupada porque estaba limpiando los vasos de cristal y los platos de porcelana, se irritó mucho: "¿Usted piensa que mi casa es un taller mecánico? ¿Dónde se ha visto importunar a la gente así? Por favor no ensucie mi entrada con esos pies cochinos."

La anfitriona siguió preparando la cena: abrió latas de caviar, puso la champaña en el refrigerador, escogió en la bodega los mejores vinos, preparó unos coctelitos.

Mientras tanto alguien afuera llamó a la puerta. "Será que ahora llega Jesús", pensó ella emocionada, y con el corazón acelerado fue a abrir la puerta. Pero no era Jesús, era un niño harapiento de la calle.

"Señora, déme un plato de comida."

"¿Cómo te voy a dar comida si todavía no hemos cenado?" "Vuelve mañana, porque esta noche estoy muy atareada."

Al final, la cena estaba ya lista. Toda la familia emocionada esperaba la ilustre visita. Sin embargo, pasaba las horas y Jesús no aparecía. Cansados de esperar empezaron a tomar los coctelitos, que al poco tiempo comenzaron a hacer su efecto en los estómagos vacíos y el sueño hizo olvidar los pavos y los platos preparados.

A la mañana siguiente, al despertar, la señora se encontró, con gran espanto, frente a un ángel.

"¿Un ángel puede mentir?" Gritó ella. "Lo preparé todo con esmero, aguardé toda la noche y Jesús no apareció. ¿Por qué me hizo esta broma?"

"No fui yo quien mentí, fue usted la no tuvo ojos para ver", dijo el ángel. "Jesús estuvo aquí tres veces, en la persona de la mujer embarazada, en la persona del camionero y en el niño hambriento. Pero usted no lo reconoció ni acogió".

 
Lista de regalos para esta Navidad. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Reflexiones - Adviento.

Lista de regalos para esta Navidad.

Autor:
Fuente:
www.mensajespanyvida.org

A los enemigos, el perdón
A los oponentes, la tolerancia
A los amigos, el corazón
Al prójimo, el amor
A los niños, el buen ejemplo
A ti mismo, el respeto
A Dios, tu vida entera

Los días de Navidad son diferentes, mágicos y únicos. En ellos se puede respirar la amistad, la ternura, el perdón, la caridad y la alegría infantil. La Navidad es la única época del año en que hombres y mujeres abren su corazón a los demás y se tratan como lo que realmente son: iguales, compañeros hasta el final de los días y no un estorbo que hace más difícil nuestro camino. ¿Qué tendrá la Navidad que hace visibles a los fantasmas para poderlos saludar?

Dios bendiga la Navidad que nos trae sentimientos tan particulares. Nos recuerda a tantos enfermos que necesitan de nuestras oraciones, a pobres que buscan alimento, a niños que sueñan con un pequeño regalo, a solitarios que disfrutan de nuestra compañía. ¡Qué lástima que la Navidad no dura todo el año! Pero, ya que sólo llega una vez, brindo porque su espíritu, su magia y su alegría estén contigo, con tu familia y seres queridos, ahora y siempre.

La Navidad (o la natividad) no es una fiesta nuestra, es de Jesús ¿No se conmemora su Cumpleaños? Entonces, dile "Feliz Cumpleaños Jesús" con tu corazón. Porque la verdadera Navidad, el propósito de la Navidad, se encuentra en nuestro corazón.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 Próximo > Fin >>

Página 4 de 8

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site