Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Testimonio de evangelización en la web. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Reflexiones - Temas actuales.

Testimonio de evangelización en la web.

Autor:
Omar A. Jiménez Castro.
Fuente: www.mensajespanyvida.org

Recuerdo en los inicios de mi apostolado que sentí ese llamado de hacer evangelización. Recuerdo que a esas épocas de 2002 no había tanto medios ni blogs católicos ni nada de eso.

Tenía en mis inicios una computadora que cada rato teníamos problemas pero aun así lo hacía. Recuerdo las veces que desde la computadora de mi secundaria aprobaba los correos para que llegase ese mensajito a cada uno.

A veces nosotros, queremos servir con todos los medios tecnológicos posibles y estoy de acuerdo que deberíamos  pero lo más importante que he aprendido en mis diez años no es tanto lo tecnológico sino esa GRACIA que sólo puede venir de parte de Dios en tu trabajo.

No quiero hablar de triunfalismos porque tantas, miles de personas, visitaron el sitio web y dejaron miles de comentarios.

Recuerdo que humildemente lo hacíamos, comenzamos a usar muchos medios para darnos a conocer y fue haciéndose grande la gente que de alguna forma se inscribía a las listas de correos.

Ojo, evangelizar en este caso la web, a Dios no le importa si son cinco o un millón de personas, sino el hecho del monto de energía con que lo hagas y con cuánta pasión.

Recuerdo una señora quién se le había muerto su mamá, tenía pensado suicidarse y estaba lista para cometerlo. Y por un humilde mensaje nuestro dejo de pensarlo y busco un sacerdote y pidió perdón.  Si, fue por medio de esa humilde computadora que nos ayudó, pero fue más grande la GRACIA que viene de Dios que usó a todos los que en esa época ayudaron a mantener este servicio. 

Tenga cuidado mi hermano con esto, puedes tener los iPod o tabletas más tecnológicas pero lo que da peso es poner todo a su servicio y voluntad.

Me acuerdo de una ocasión cuando ya logré tener una computadora nueva de paquete (todavía la conservo) y se le fue totalmente la internet sin explicaciones.

Sentí varias veces cosas sobrenaturales que no debían de fallar de un momento a otro fallo sin decir nada. 

O la ocasión que sin decir nada nos borró totalmente el sitio web que nos había hecho un misionero, Kike, de la congregación de los Claretianos.

No tengo dudas que el demonio no quería que hiciéramos nuestra labor humilde. 

Tu labor es importante cuando lo haces de corazón y la ofreces a Dios. 

Ten mucho cuidado si quieres que todos te busquen y llamen para felicitarte por esa labor que haces.

Fue humilde no puedo dudar, pero sigo en lucha no contra esos enemigos invisibles sino la lucha es de todos los días, de seguir perseverando en mi labor y dejar que el Espíritu Santo me guíe.

Yo he tenido esas luchas constantes con el Señor porque humanamente me he cansado del compromiso que es hacer llegar todos los días a sus correos los envíos. 

A los que escuchas con expresiones triunfalistas de que nunca se cansan, mienten; somos humanos.

Y sí, he luchado, pero cuando me he puesto a hablarle al Señor cara a cara - humildemente - ya sea en la Eucaristía o cuando es expuesto en algún templo, siento mucha paz cuando pido por cada uno que recibe mi trabajo.

Para ponerle fin, quisiera recalcar lo que escribí al principio, el trabajo en la Iglesia no importa la labor que realices en ella, no se basa en cuántos agradecimientos, premios, reconocimientos tengas, sino con la pasión que lo hagas.

No vale si hay muchas visitas en tu blog, o muchas personas inscritas en lo que haces cuando no hay peso más allá de las letras y ese peso es la gracia de Dios que nos guía.

Es necesario estar en comunión con la Iglesia principalmente recibiendo al Señor en la Eucaristía, quien nos da fuerzas para el camino.

Sigamos juntos, porque juntos somos más y no olvidemos lo que Él nos dijo: donde hay dos o mas reunidos en mi nombre, Yo estaré entre ellos.

¿Quien querría prescindir de tan excelsa compañía?. Amén

Les quiere Omar.

 

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site