Analisis.

Apoyanos con un clik1.

Di no a la pornografía. Un video impactador.



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module
Nos hace falta alguien como Jonás. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Reflexiones - Caminando con Jesús

 

Nos hace falta alguien como Jonás.

Autor: P Juan Rivas Lc.
Fuente:


¿Te parece que está funcionando el Jubileo de la Misericordia?   Mucha gente no se ha dado cuenta de lo extraordinario de este Jubileo. Los jubileos son cada 25 años o con motivo de una fiesta mariana o de Cristo. el anterior fue en el 2000. Éste jubileo no debía haber sido sino hasta el 2025. El Papa Francisco adelantó el tiempo de la Misericordia y, aunque él no lo pretendiera es una señal para todos de que se está acortando el tiempo, (a la igual que la renuncia de Benedicto XVI) para que se salven al menos unos pocos. (Mc 13,20). Muchos no va a entender esto sino hasta que se cierre la puerta.

Es lógico que el año de la Misericordia es el tiempo para convertirnos, para pedir perdón como el Papa Francisco nos lo ha recordado numerosas veces, pero ésta vez se trata de pedir perdón al primer ofendido que es Dios, se trata de una llamada a una conversión definitiva, de romper verdaderamente con el mundo, su mentalidad y su estilo de vida, cosa que muy pocos están dispuestos a hacer.

Se trata de definirnos antes de que Cristo venga a separarnos. Pero la mayoría de la gente siguen ocupados es sus cosas, en sus asunto su y en sus negocios, sin saber que así harán más grande su tragedia. Esto sucede porque, no tenemos nadie como Jonás. Deberíamos de preguntarnos por qué Dios, teniendo tantos profetas a su disposición, persigue, atrapa y obliga a Jonás a ser él el que predique en Nínive.

Los sacerdotes deberíamos tratar de entender cómo fue su predicación y qué fue lo que dijo, de tal manera, que convenció a todo un pueblo de miles de almas e incluso al mismo rey y su corte a hacer ayuno y penitencia. Qué y cómo predicó aquel profeta sucio, greñudo, salido como de un sepulcro, de la boca oscura y sanguinolienta de una ballena, que logró la conversión no de unos pocos sino de toda la población de Nínive.  Dios no tenía otro que predicara con la fuerza y el  fuego de Jonás, sobre el castigo y la justicia divina, cuando todavía es tiempo de convertirnos.

Es por eso que nos queda menos de la tercer parte y pocos, muy pocos son los que han hecho una verdadera confesión general y menos un verdadero propósito de enmienda. Parece más bien como si se estuviera cumpliendo lo que dice el vidente del Apocalipsis fastidiado de su misión: Pero Señor si ya les diste tú numerosos signos y señales, y yo ya les advertí de mil maneras, mejor… “dejemos que el malvado siga haciendo el mal, y el impuro siga siendo impuro y que el santo siga siendo santo”. (Ap 22,11).

 

Busca un tema de tu interes:

Encuesta

Te gusta el nuevo site